Real Zaragoza 2 – 1 Sporting Gijón | Crónica

Real Zaragoza 2 – 1 Sporting Gijón | Crónica

Aprendiendo a soñar

El corazón de la vieja Basílica, la bella Dama Blanca, latió ayer al calor de una hinchada indesmayable que acompañó a sus chicos en una tarde que promete convertirse en legendaria. El estruendo del zaragocismo atronó en el cielo zaragozano amparando el titánico esfuerzo de unos jugadores que ayer entregaron su alma a la Historia. Y todo ello ante un equipo, el Sporting, que llevaba doce partidos invicto, y una afición,  la Mareona, digna de grandes clubes como el asturiano. Más mérito. Más gloria. Más honor.

El choque ante los asturianos traía aroma a momento para recordar. El equipo zaragocista fue recibido por los suyos con las banderas del alma al viento y como ocurrió ante la SD Huesca, en cierto modo el primer gol se metió en ese instante. Con el sol en lo alto del cielo, los de Natxo se aprestaron a jugar un partido en el que habría que ser muy precisos, luchar hasta la extenuación y estar muy atentos a los tiempos del partido. Y no se pudo empezar mejor.

Natxo hizo un cambio significativo de inicio. Puso al joven Delmás para controlar al peligrosísimo Joni, seguramente confiando en su rapidez y voluptuosidad defensiva. No sabemos si también para que jugara en ataque con la listeza que está demostrando siempre que se le da la oportunidad. Lo bien cierto es que desde el primer momento el Real Zaragoza jugó con mucha intensidad y desafió al Sporting a un enfrentamiento serio y concienzudo. Y así fue como llegó el primer gol.

Fue muy pronto. Apenas en el minuto 10 Delmás entregó el balón a Eguaras. Este abrió a la banda donde recibió Toquero, quien centró un balón roto que le llegó a Borja para que rematase y lograse su primer gol de cabeza. El éxtasis rasgó la tarde primaveral y la afición demostró su euforia con una explosión de júbilo. El partido se ponía de cara y el Sporting, obligado a ganar después de la victoria del Huesca, abrió sus líneas. El Zaragoza se defendió con orden y probó el pulso del centro del campo gijonés. Y lo hizo con mucho acierto, pues su posicionamiento y los movimientos de balón de Eguaras con las rupturas de Ros y Zapater hacían vacilar la retaguardia visitante.

En uno de esos movimientos de apertura, Delmás le regaló un gran balón a Borja, en un pase largo y medido que fragmentó la línea defensiva del Sporting. El Panda, haciendo gala de una gran templanza, acarició la red con un gol de oro puro. Nueva y descomunal reacción de la grada, que celebró el tanto con una alegría propia de las grandes gestas.

El equipo de Baraja acusó este segundo golpe, pero eso no le impidió poner a prueba al, seguramente, mejor portero del categoría. Bergantiños de cabeza y una falta de Carmona fueron las dos situaciones que Cristian solventó con sendas extraordinarias paradas. Otra vez el rosarino dándole puntos al Zaragoza, detalle trascendental para alentar a sus compañeros a emprender aventuras de todo tipo, como la cabalgada de Lasure que finalizó con chut arriesgado que, de ser gol, habría puesto a la Romareda vigas arriba.

Tras el descanso todos esperábamos una salida impetuosa del Sporting. No le quedaba otra. Perdía el partido y si quería seguir en la pelea, tenía que ganar. Y así fue que el esfuerzo físico del Zaragoza de la primera parte no le dio para sostener mucho tiempo el acoso de los astures. Sería en el minuto 52 cuando un chut de Rubén García batía a Cristian. Muy pronto. Demasiado pronto. Había que hacer algo pues el partido era claramente visitante y el centro del campo era incapaz de contrarrestar su furibundo ataque. Natxo apostó a lo grande y metió en el campo sangre joven y fresca. Febas primero y Guti y Pombo después oxigenaron al equipo. A pesar de que el Sporting seguía a lo supo y ponía a prueba a Cristian en varias ocasiones que resolvió con agilidad y oficio, el partido se fue ensanchando. Ni los veinte corners que botó el Gijón pudieron romper la fornida muralla zaragocista, cuyos jugadores poco a poco fueron acercándose al área sportinguista y creando ocasiones de peligro.

La entrada de Febas le dio más posesión al equipo y la potencia de Guti y el talento de Pombo abrieron canales de posibilidades. El más claro un chut de Pombo que casi dobla el larguero astur, lo que habría sido un tercer gol salvador y definitivo. Como el partido podía quebrarse en cualquier acción, y muy consciente de que ayer era una tarde para la gesta, la entregada hinchada aragonesa, que no había dejado de animar y apoyar en ningún momento, redobló sus esfuerzos y sostuvo con sus cánticos al equipo hasta el pitido final.

Fue sin duda un partido para el recuerdo. Un choque que guardaremos en nuestros corazones durante mucho tiempo, sobre todo si este relato acaba “fantásticamente”. Si es así, es seguro que la victoria ante el Sporting será uno de los hitos que narraremos a nuestros jóvenes cuando pase el tiempo. De tal calibre fue lo que ayer se vivió en la vaporosa tarde zaragozana. De tal altura el esfuerzo de nuestros guerreros.

Ficha técnica

Real Zaragoza:
Cristian Álvarez, Delmás, Mikel, Verdasca, Lasure, Eguaras, Javi Ros (Guti, min. 63), Zapater, Papu (Febas, min. 58), Toquero (Pombo, min. 63) y Borja Iglesias.

Sporting Gijón:
Mariño, Calavera, Álex Pérez, Barba, Canella (Isma López, min. 72), Bergantiños (Álex López, min. 79), Sergio Álvarez, Carmona, Rubén García (Santos, min. 66), Jony y Nano.

Goles:
1-0, min. 10; Borja Iglesias. 2-0, min. 27; Borja Iglesias. 2-1, min. 52; Rubén García.

Árbitro:
Ais Reig. Colegio Valenciano. Amonestó al visitante Sergio Álvarez (31′) y a los locales Eguaras (44′), Mikel González (46′) y Zapater (77′).

Incidencias:
Partido de la 38ª jornada de LaLiga 123 disputado en La Romareda ante 26.472 espectadores.

Puntuaciones

Cristian: 5. Llega ya el momento de situar a Cristian en el altar de los elegidos.
Delmás: 5. Lo dijo Natxo y lo firma toda la afición. Enorme partido.
Mikel: 4. Gobernó, gestionó y solucionó.
Verdasca: 4. Está creciendo a pasos agigantados. Gran actuación.
Lasure: 4. Contribuyó con fe, esfuerzo y talento a la defensa del botín.
Eguaras: 4. De nuevo fue el comandante del equipo. Mandó y templó.
Zapater: 4. Grandioso despliegue físico e inteligente aportación táctica.
Ros: 3. Aportó su esfuerzo y regaló compromiso generosamente.
Papu: 4. Cada día entiende mejor lo que se le pide. Inquieta y descoloca a los defensas.
Toquero: 4. Su experiencia, su entrega y sabiduría fueron claves.
Borja: 5. Definitivamente, su trabajo es clave.
Febas: 3. Aportó concisión en el control y el equipo ganó en manejo.
Guti: 3. Su potencia y sacrificio contribuyeron de forma relevante.
Pombo: 4. Serenó el juego y creó peligro. Un gran chut suyo mereció ser gol.

por arrúa 10 (Real Zaragoza, Aire Azul)
@japbello

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR