Real Zaragoza 2 – 1 Extremadura UD | Crónica

Real Zaragoza 2 – 1 Extremadura UD | Crónica

He visto al Zaragoza

He visto varias veces el vídeo que el Real Zaragoza ha publicado en las redes y que muestra cómo celebra el banquillo el gol del Papu. La energía de Víctor, la expresividad de Zapater, la euforia de Belsué, el abrazo monolítico de todos ellos más Guti, Aguirre, Perone y otros más son el nítido argumento que el zaragocismo mostró ayer al mundo entero. Y es que en tan solo cinco días el sol de la llegada de Víctor Fernández ha destrozado la agónica depresión en la que había caído el club, la afición, el entorno mediático y hasta la ciudad después de la horrenda catástrofe que fue la derrota ante el Depor.

El partido de ayer fue una oración compartida que recorrió la espina dorsal de una hinchada que, tras el pitido final, vuelve a creer que se puede creer. Lo había anunciado el mister: “El equipo se va a parecer poco a lo que se ha visto hasta ahora”  y lo confirmó en la rueda de prensa previa al partido: “Ojalá seáis capaces de ver los cambios”. Y es que de entrada las principales variaciones fueron la presencia de cinco jugadores que habían desparecido de las alineaciones de Alcaraz: Zapater, Pombo, Álex Muñoz, James y Ratón, unos por necesidad y otros por decisión del mister.

Pero lo importante no solo fue su presencia, sino la forma en que el Zaragoza afrontó el partido. Hubo decisiones discutibles, como colocar a Zapater de lateral, y otras diferenciadoras, como pedirle a Álvaro que basculase a la banda para dejar a Marc Gual de delantero referencia. Sin embargo, las más decisivas fueron las que invitaron a Pombo a gobernar su destino para que navegase por donde su instinto le aconsejase y propiciar que los pulmones de James recorriesen sus propios senderos.

Fue una propuesta valiente, transgresora. E inteligente. Desde el primer minuto el Real Zaragoza desarrolló un discurso vertical cuyo único fin era perforar la meta del Extremadura y lo hizo de forma solidaria, agarrándose al esfuerzo común como hacía mucho tiempo que no hacía. Esa propuesta hizo posible que el balón rondara la meta forastera casi siempre gracias a  balones filtrados por Pombo, James y Lasure a un hiperactivo Marc Gual que, sin embargo, no acertó a definir ninguna de esas ocasiones. Lo más cerca que estuvo fue con un chut diagonal que repelió el poste y con un disparo lejano que lamió la cepa del palo.

La Basílica se frotaba los ojos, atónita ante el relato que le estaba regalando el equipo aragonés. Los jugadores de león galopaban con audacia por el césped y construían jugadas que anunciaban el gol en cada último toque. Sin embargo, la falta de finura al convertir, en muchas ocasiones con Gual como ineficaz protagonista, acabó por pasar factura. Hasta en cuatro ocasiones pudo golear el catalán: minuto 5, minuto 7, minuto 27, minuto 29 y minuto 33, pero ya se sabe, ese burdo tópico que habla de que en fútbol no se puede perdonar. Porque si se hace, en una jugada tonta, en un error infantil puede llegar el gol en contra.

El Extremadura había dado algunas pinceladas a partir del minuto 19, pero sin peligro real. Sin embargo, en el 37 ocurrió lo peor. Un error de concepto defensivo de Zapater habilitó a Chuli quien le regaló un preciso pase a Willy para fusilar a Ratón. Era el temido escenario, es verdad, pero ayer todo era distinto. La grada reaccionó con gallardía y los muchachos de Víctor siguieron creyendo en sí mismos y en su destino.  Prueba de ello fue el chut duro y seco de James que rechazó con apuros Álvaro y, sobre todo, el disparo de Zapater que sacó Pardo bajo palos.

La segunda parte comenzó con el deseo de la remontada instalada en los corazones blanquillos. Y la esperanza. Sin embargo, sendas acciones visitantes estuvieron a punto de dar al traste con esa ilusión recién recuperada tras lo visto en la primera parte. Un error de Guitián que habilitó a Carrillo y un balón mal controlado por Zarfino fueron los dos sustos con que se inició la segunda parte. De otra parte, el árbitro no quiso pitar un claro penalti al propio Guitián.

El partido estaba muy abierto y había que cerrarlo. Todo comenzó con el gol de Pombo. Fue en el minuto 57, cuando tras un chut de James el zaragozano recogió el rechace y batió a Álvaro. La explosión de alegría de la hinchada iluminó la noche y en ese mismo momento Victor decidió poner a Delmás por Zapater, quien nos dio a todos una lección de zaragocismo con su frenética carrera hasta la banda. Rodri, el entrenador extremeño, vio venir la avalancha zaragocista y tomó medidas defensivas de alto grado. No fueron suficientes. Víctor reaccionó utilizando a Papu, que volvía, por Guti, y el georgiano respondió a la fe que el entrenador aragonés tiene depositada en él. Recogió un balón en el pico del área, hizo un quiebro y clavó el balón en la escuadra de Álvaro. La bellísima ejecución provocó el delirio entre la afición, que celebró con inusitada alegría el tanto que sería de la victoria.

Al Extremadura no le quedaba más remedio que buscar el gol del empate y a ese impulsó contestó el banquillo aragonés sacando al césped a Aguirre con la idea de sujetar aún más a la defensa visitante y blindar así el resultado. Se consiguió la victoria y, muy importante, el zaragocismo esbozó ayer una sonrisa de futuro que debe mantenerse con mucho trabajo, fe incombustible y la incorporación de algunos jugadores que armen al equipo. Y con el liderazgo de Víctor, el entrenador que quiere ser invisible. Algo imposible, por fortuna.

P.S.: Feliz 2019 (Si nos aguarda el futuro)

Ficha técnica

Real Zaragoza:
Ratón; Zapater (Delmás, 57), Guitián, Álex Muñoz, Lasure; Raúl Guti (Papunashvili, 65), Javi Ros, Igbekeme; Pombo; M. Gual y Álvaro Vázquez (Aguirre, 81).

Extremadura UD:
Álvaro Fernández; Aitor, Pardo, Granero, Pomares; Zarfino, Álex Barrera (Manchón 89); Willy (Marcelo Djalo, 60), Chuli (Rennella, 73); Márquez y Gallego.

Goles:
0-1, min. 37: Willy. 1-1, min. 57: Pombo. 2-1, min. 76: Papunashvili.

Árbitro:
Ocón Arráiz (Comité Riojano). Expulsó a Víctor Fernández, por protestar (90). Amonestó a Álex Muñoz (31), Márquez (53) y Papunashvili (76).

Incidencias:
Partido de la 19ª jornada de LaLiga 123 disputado en La Romareda ante unos 23.500 espectadores.

Puntuaciones

Ratón. 3. Seguro y confiado, cumplió sobradamente.
Zapater: 2. Sufrió muchísimo, pero cumplió. Estuvo a punto de golear.
Guitián: 4. Seguro y contundente, un error casi empaña su tarea.
Álex Muñoz: 4. Serio y cumplidor, se encontró muy cómodo con Guitián.
Lasure: 3. Subió bien por su banda y mostró razonable seguridad.
Ros: 4. Luchador, comprometido y acertado.
James: 4. Rozó el sobresaliente. Tiene muchas cosas buenas.
Guti: 3. Se dejó el alma. Le falta rodaje, pero hizo un buen trabajo.
Pombo: 5. Enorme. Calidad, generosidad, talento y zaragocismo en estado puro.
Gual: 3. Lo intentó todo, pero toma malas decisiones. Su movilidad, extraordinaria.
Álvaro: 3. Escorado a la banda, perturba más a la zaga contraria que de punta.
Delmás: 3. Trabajó lo indecible y le dio aire fresco a la banda.
Papu: 4. Mágico. Salió y revolucionó la delantera. Logró un gol magistral.
Aguirre: 3. Lo poco que estuvo ya nos indicó para qué está en este equipo.

por arrúa 10 (Real Zaragoza, Aire Azul)
@japbello

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR