CD Tenerife 1 – 0 Real Zaragoza | Crónica

CD Tenerife 1 – 0 Real Zaragoza | Crónica

El fin al fin

Se acabó. Fin a la temporada más desastrosa de la historia reciente del Real Zaragoza, y eso que ha habido unas cuantas dignas de ese indecoroso título. Fin, en fin, al horror.

El partido que ayer enfrentó al equipo blanquillo con el CD Tenerife fue una imagen espejo de lo que han sido las 42 jornadas. Algunos, pocos, momentos de brillantez, varias acciones fláccidas e inoperancia en las dos áreas en situaciones de gol, tanto a favor como en contra. En resumen: nos comen la tostada, no metemos goles cuando generamos ocasiones más que suficientes para ello y nos la cuelan en una acción a balón parado. ¡Qué pena que nos conformemos con un análisis tan simple porque no haya mucho más que contar!

La primera parte tuvo un color rojo en toda su nitidez. En el Tenerife se celebraban varias cosas: la salvación lograda el pasado miércoles en Lugo y la despedida de Raúl Cámara, el veterano defensa madrileño que ayer recibió el merecido homenaje de su gente. Con esos dos argumentos bien instalados en el vestuario, al Zaragoza no le resultó difícil poner en evidencia al equipo chicharrero, con continuos acercamientos y sucesivas jugadas ofensivas que, sin embargo, no encontraron la definición precisa. Lo de siempre, es decir.

Porque, ¿verdad que nos suena a conocido que en el minuto 3 ni Soro ni Gual acertaran a marcar en dos remates francos consecutivos casi a bocajarro? Pues eso es lo que sucedió. ¿Y no es cierto que es algo repetido a lo largo de la temporada que Pombo, por ejemplo, marrase un remate bastante claro con excelente parada del portero rival incluida? Pues eso ocurrió también. Y todo ello en medio de un choque en el que no había ningún choque. Entre jugadores, quiero decir.  Y eso es algo que agradeció la defensa aragonesa, que no se vio en ningún apuro durante casi treinta minutos. Entonces fue cuando un corner local despertó al Tenerife del letargo. ¡Peligro!, ¡alarma!, achtung!

Y es que ya lo dijo Víctor en la rueda de prensa: “Casi era mejor que nos pitaran un penalti que no una falta o un corner”, refiriéndose a cuando llegó. Lo visto ayer nos deja claro que el que tuvo (errores), retuvo. Y ayer, para despedir la temporada al equipo le volvieron a temblar las piernas. Menos mal que Ratón, espléndido, rechazó con un gran gesto el remate de Sáenz. Eso espoleó al equipo aragonés, que disfrutó de dos nuevas ocasiones en las botas de Pombo, que remató mal, y de Soro, que le exigió algo más al portero isleño.

Como si estuviese esperando una señal, el Tenerife volvió a intentarlo. Esta vez fue Nano quien culminó una rápida contra de Malbasic el que remató con furia para que Ratón, de nuevo, actuase con diligencia con otra gran actuación que salvó un gol seguro. Era un buen momento para retirarse a los vestuarios y repasar lo hecho y lo no conseguido. Buenos movimientos atacantes pero estériles, débil resistencia defensiva y un portero seguro. Así es la vida del Real Zaragoza.

La segunda parte era la ocasión para confirmar los apuntes de la primera, pero no hubo tiempo. En el minuto 47 un corner fue la navaja que utilizó el Tenerife para rasgar la defensa zaragocista. Un corner, sí, algo ya muy habitual. Y muy fácil. Lo bota Milla y lo remata Nano. Y no contentos con eso, volvió el equipo tinerfeño a intentarlo un poco más tarde, pero el disparo de Nano voló por encima del larguero. Y aún probó unos minutos más tarde Malbasic, sin fortuna, es verdad.

Víctor echó mano del banquillo y allí encontró a Pep Biel, al que había dado descanso después de varios partidos en los que se había vaciado. Y fue una buena decisión, porque nada más ingresar en el campo estuvo a punto de lograr el empate tras sacar magistralmente una falta directa. No hubo suerte, pero tampoco había hecho mucho el Zaragoza para lograr el tanto hasta ese momento.

Los siguiente minutos tuvieron una gran carga sentimental, con el Heliodoro Rodríguez puesto en pie para despedir a Raúl Cámara. Fue como una señal para abrir la caja de los adioses. Adiós al capitán, adiós a Nano, adiós a la competitividad, adiós a la tensión, adiós al fútbol. No quedaba mucho por disputar. Si acaso la honrilla personal que algún jugador buscó por su cuenta, pero sin fortuna. Víctor quitó a Gual y puso en el campo a Linares, pero ya nada se podía esperar, ni del partido ni del Zaragoza. Lo único reseñable, el debut de Torras, quien saltó al césped en el minuto 82 en lugar de Guti. De ahí al final, un chut de Soro que ni siquiera inquietó a Galván.

Se llegó, así, al final. Con un amargo sabor de boca y con una sensación de incertidumbre instalada en el zaragocismo que solo la figura de Víctor puede amortiguar. De momento al menos, pues como él mismo ha dicho queda muchísimo trabajo por hacer y la duda que empaña nuestra esperanza es si se darán las condiciones adecuadas para que el trabajo se lleve a cabo y, sobre todo, se acierte en todas y cada una de las decisiones a tomar. De momento, se cierra la puerta a esta temporada miserable y putrefacta que todos estamos deseando dejar atrás, que no olvidar, porque habrá que hacer un análisis profundo e inteligente para aproximarnos un poco más a casa. A primera.

Ficha técnica

CD Tenerife:
Galván; Cámara (Luis Pérez, 62), Jorge Sáenz, Alberto (Carlos Ruiz ,46), Héctor Hdez.; Milla, Javi Alonso; Montañés, Malbasic; Naranjo y Nano (Tyronne, 70).

Real Zaragoza:
Ratón; Benito, Dorado, Verdasca, Lasure; Eguaras, Raúl Guti (Torras, 82); Pombo, Soro, Nieto (P. Biel, 59); y M. Gual (Linares, 73).

Goles:
1-0, min. 47: Nano.

Árbitro:
Domínguez Cervantes (Comité Andaluz). Amonestó a Héctor Hernández (64).

Incidencias:
Partido de la 42ª jornada de LaLiga 123 disputado en el Heliodoro Rodríguez López ante unos 11.000 espectadores.

Puntuaciones

Ratón: 4. Seguro y firme en sus actuaciones.
Benito: 2. Falto de forma y ritmo.
Verdasca: 1. Empeñado en confirmar sus errores.
Dorado: 2. Bien colocado aunque falto de velocidad.
Lasure: 2. Se notó su falta de partidos.
Eguaras: 2. Poco participativo y ausente en algunos momentos.
Nieto: 1. Irrelevante en el puesto de interior.
Guti: 3. Trabajador y potente.
Pombo: 2. Lo intenta de muchas maneras, pero no encuentra el camino.
Soro: 2. Buscó líneas nuevas, pero se atascó.
Gual: 2. A veces parece que juegue contra sí mismo.
Pep Biel: 3. Tuvo una salida fulgurante y casi marca. Dio otro aire.
Linares: 2. Trabajó y buscó.
Torras: S.C.

por arrúa 10 (Real Zaragoza, Aire Azul)
@japbello

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR