De Nogués a Camacho, aragoneses internacionales

Los amables lectores de este humilde coleccionable -que insisto en que dais sentido a mi trabajo de documentación y redacción- pudisteis leer en el anterior capítulo que Juan José Nogués Portalatín nacido en Borja el 28 de marzo de 1908 fue un futbolista y entrenador que defendió la portería del equipo de España en la Copa del Mundo disputada en Italia el año 1934 alcanzando un meritorio quinto puesto, siendo con ello el primer futbolista aragonés internacional con España y también su primer mundialista.

El bueno de Nogués desarrolló una magnífica carrera profesional tanto como jugador como entrenador y en toda su larga vida, que alcanzó los 90 años cuando falleció en Palma de Mallorca, mantuvo un recuerdo imborrable de su contribución deportiva en ese segundo campeonato mundial de selecciones, primero en la que España participó y que sin duda vino marcado en su desarrollo por toda una serie de decisiones y acciones dirigidas a favorecer al equipo anfitrión en una Italia sometida al gobierno del dictador fascista Benito Mussolini, quien incluso antes del principio de la competición deportiva, utilizó el evento desde un punto de vista propagandístico y nacionalista para unificar -y uniformar- el país con la clara intención de asegurarse el éxito en “su” Mundial, ordenando iniciativas legislativas como una de 1931, que autorizaba la llegada de los futbolistas sudamericanos con ascendencia italiana (oriundi) que después fueron nacionalizados, siendo los casos más notables Luis Monti, finalista en la Copa Mundial de 1930 con Argentina y Raimundo Orsi, autor del primer gol de Italia en la final. La Federación Italiana de Fútbol (o Calcio como ellos dicen) violó escandalosamente el reglamento de una joven Fifa, que establecía que «el jugador que haya representado a una Asociación Nacional en partido internacional no será calificado para representar a otra Asociación sino después de un plazo de tres años de residencia en el territorio de su nueva Asociación». Monti y DeMaria habían sido internacionales con Argentina en julio de  1931 y para entonces no cumplían tres años en Europa. Aun así, la FIFA les permitió jugar. Así pues la Copa Mundial de 1934, lamentablemente fue uno de los mayores ejemplos del uso político del deporte. El gobierno de Mussolini quería mostrar los supuestos logros que el fascismo italiano había alcanzado durante sus 12 años de gobierno. Eso se reflejó en todas las facetas del torneo, sin que la Fifa pudiera ni quisiera evitarlo, con especial incidencia en los resultados con unos arbitrajes -cuando menos- sospechosos, desde el que España sufrió frente a Italia en cuartos de final (donde el colegiado suizo Rene Mercet anuló dos goles españoles y concedió el de Giuseppe Meazza con falta a Nogués en el remate) como en todos los que favorecieron al anfitrión hasta la final cuando estando Benito Mussolini presente en el palco de autoridades con su uniforme militar, al sonar los himnos de los equipos participantes, los jugadores italianos, hicieron el saludo fascista en el centro del campo y mientras que los checoslovacos mantuvieron la formación, la sorpresa llegó con la inaudita acción del colegiado sueco Ivan Eklind quien también levantó el brazo. Así comenzó el partido que no finalizó hasta que Italia pudo remontar 2-1 en el minuto 95′ el gol con el que los checos se habían adelantado. La Italia dirigida por el seleccionador Vittorio Pozzo se proclamó así campeona del mundo por primera vez en su historia. El italo-argentino Luis Monti, primer hombre que disputaba dos finales de un Mundial, llegó a declarar años más tarde: «En 1930, en Uruguay, me querían matar si ganaba, y en Italia, cuatro años más tarde, si perdía».

80 años después del debut de Nogués, el zaragozano, actualmente jugador del Wolfsburgo alemán, Nacho Camacho debutó en Vigo en noviembre de 2014, tras el Mundial de Brasil, siendo hasta la fecha el último de los internacionales absolutos aragoneses. 11 de dichos jugadores son zaragozanos, con especial mérito el exjugador del Boscos Víctor Muñoz. Los oscenses Javier Planas natural de Almudévar y Güerri de Benasque, junto con el turolense Luis Milla, completan el mapa de internacionales de nuestro país.

El primer gol maño internacional llegó en el minuto ’63 del 27 de octubre de 1965. El delantero zaragozano Carlos Lapetra, uno de los protagonistas de la Eurocopa ganada por España en 1964, marcó el cuarto tanto español en su victoria 4-1 a Eire en el partido de clasificación para el mundial ’66 celebrado en el Sánchez Pizjuán de Sevilla. Violeta, Bustillo (2) y Víctor (3), marcarían seis tantos más en etapas posteriores.

Son cuatro los aragoneses internacionales que nos han representado en Campeonatos Mundiales en una lista encabezada por Víctor Muñoz, con un global de 60 partidos y 3 goles (5 partidos en Mejico 86), junto con Nogués (1 partido en Italia ’34), Villarroya (4 en Italia ’90) y Lapetra (1 en Inglaterra 66).

Catorce son pues los aragoneses que han defendido la selección española en el transcurso de la historia, a los ya nombrados Nogués, José Luis Violeta y Javier Villarroya con 14 partidos, Lapetra con trece partidos, Miguel Ángel Bustillo con 5, Paco Gúerri y Milla con 3 cada uno, Javier Planas con 1 y Camacho con otro debemos sumar al actual delegado del equipo Alberto Belsué, diecisiete veces internacional, Salva Ballesta cuatro, Tomás Moreno dos y Nacho Conte en una ocasión.

Pero debemos resaltar especialmente con sus 60 entorchados al imprescindible Víctor Muñoz Manrique, nuestro ex jugador y ex entrenador debutó como internacional en Wembley en marzo de 1981. Fue una de las incorporaciones de Santamaría para el amistoso frente a Inglaterra preparatorio para España ’82. Víctor, con 24 años recién cumplidos, aportó el oxigeno y la contundencia defensiva de la que adolecía por entonces el medio campo español, y fue uno de los artífices del histórico triunfo hispano, único hasta la fecha, en el mítico estadio londinense. En la temporada 81/82 fichó por el Barcelona. Aunque era un candidato seguro para integrar la lista del Mundial ’82 disputado en España, una lesión le apartó a última hora del evento. Víctor, el ‘pulmón’ de la selección en los ochenta, disputó dos Eurocopas: la de Francia ’84 en la que fuimos subcampeones y la de Alemania ’88, cuando se retiró de la selección con 31 años y 60 partidos. Entre medias disputó el Mundial de Méjico ’86. El maño ficharía en el 88 por la Sampdoria de Génova, donde siguió sumando títulos a un enorme palmarés que abarca una liga y tres copas de España, dos recopas de Europa y una copa italiana, como jugador, más el campeonato de segunda del 78 y regreso a primera bien jovencico con el Zaragoza más su participación en la promoción contra el Murcia en 1991 que nos salvó del descenso ya veterano casi retirado y como entrenador nos hizo a los zaragozistas campeones de copa y de supercopa en 2004. Loor pues al gran Víctor Muñoz, muy admirado por este humilde cronista y desde luego un imprescindible en la historia del Zaragoza y del Fútbol español y por supuesto aragonés.

Difícil por no decir casi imposible que otro aragonés llegue a igualar estas marcas, sobre todo con nuestro equipo en segunda, Camacho en Alemania y sólo dos futbolistas de nuestra tierra en la primera división española, Víctor Laguardia en el Alavés y Jesús Vallejo en el Madrid, aunque cal resaltar que este último ha sido capitán de la selección sub 21, plata en el último europeo de dicha categoría e incluso llegó a viajar con la selección absoluta en el ultimo mundial absoluto disputado en Rusia, aunque no llegó a debutar.

No me gustaría que cayeran en saco roto otra buena lista de jugadores zaragozistas que alcanzaron la internacionalidad siendo componentes de nuestra plantilla como Señor (41 veces), Marcelino, Reija, Higuera, Pardeza o el campeón de Europa y del Mundo David Villa entre otros o los que crecieron en nuestra cantera y también se sienten aragoneses como Ánder Herrera, así como confirmar las veces (cinco) que la selección española disputó partidos en Zaragoza, pero eso será en otra ocasión, eso será otra historia …

Continuará…

Ánchel Cortés.
Productor y Académico de Televisión
Abonado del Real Zaragoza nº 1.170.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR