El primer Real Zaragoza, nuestra bandera recorre España

Los lectores de esta tan zaragozista como necesaria página web, de traza especial los seguidores de esta histórica sección, recordarán que ya comenté en anteriores capítulos de este tan modesto como breve análisis del desarrollo del deporte rey en Aragón, que durante los alegres años 20 del pasado siglo, entre charlestones, foxtrots, jotas, zarzuelas y un tan elegante como esperanzador inicio del swing, se vivió en el plano deportivo una enorme rivalidad local entre el Iberia S.C., protagonista del anterior capítulo de este coleccionable, y el primer equipo de fútbol zaragozano que no sólo llevó el nombre de nuestra ciudad por la piel de toro, sino que recorrió toda España luciendo el rojo color de nuestra bandera acompañado del león rampante en su escudo decorando ejemplarmente las camisetas de sus jugadores.

Este Zaragoza “tomate”, llamado así porque se equipaba de camiseta roja, cuello y puños amarillos y pantalón blanco, club de origen para el actual Real Zaragoza, arrancó en 1921 con un proyecto muy ambicioso, pretendiendo desbancar del liderazgo entre los equipos zaragozanos al Iberia S.C., ya consolidado por aquel entonces en la ciudad.

Fundado por D. Ricardo Arribas y un grupo de amigos estudiantes de medicina, bien estructurado y con un respaldo económico bastante notable, en lo sucesivo fue escalando puestos dentro del panorama local y aragonés, disputando sus matchsen el Campo de la calle del Asalto a la Torre de Bruil.

Su crecimiento fue rápido y pronto tuteó a los grandes, disponiendo en 1924 de una importante infraestructura con terreno de juego propio, conocido como Parque Montserrat, gran piscina, enorme vegetación, pista de patines, tres vestuarios dotados de duchas y sendos edificios destinados a otras necesidades del club.

Este nuestro primer Zaragoza, tras las sucesivas fusiones con el Fuenclara (1924) y el Stadium (1925), fue capaz de adquirir una enorme potencia que supuso la polarización del fútbol aragonés, dominado hasta entonces por el Iberia. Cabe recodar que en el mes de abril de 1922, el Stadium pasó a llamarse Real Sociedad Atlética Stadium, pues el BOE publicó el consentimiento de la Casa Real Española. El derecho adquirido al nombre de Real sería fundamental paranuestro actual tratamiento.

Cuando la nueva organización del fútbol español decidió estructurar este deporte en torneos de liga por puntos, el equipo quedó encuadrado en la Segunda B. Tras la disputa de la primera temporada 1928-1929 sólo pudo clasificarse en quinta posición. Salvo los dos primeros, Leonesa y Murcia, el resto debían descender a la nueva categoría de tercera división. El órdago del renuncio mostrado a dicha decisión federativa, unido a las deudas acumuladas propiciaría que al tiempo su licencia fuera retirada.

La convivencia de dos grandes equipos en la ciudad, apasionante para el aficionado, fue cuestionada por personalidades del fútbol local, que propugnaron la definitiva fusión. Los “Avispas” del Iberia, y nuestros hoy protagonistas llamados “Tomates”, estaban destinados a unirse. Continuará …

Ánchel Cortés.
Productor y Académico de Televisión
Abonado del Real Zaragoza nº 1.728.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR