José Mª Muniesa, creador de la liga española de fútbol

Los lectores de esta tan zaragozista como necesaria página web, de traza especial los seguidores de esta histórica sección, recordarán que comenté en anteriores capítulos de este tan modesto como breve análisis del desarrollo del deporte rey en Aragón, la importancia de personas a las que deberíamos mantener en nuestra memoria, pues se puede afirmar sin temor a equivocarnos que son los responsables del nacimiento y del primer crecimiento de la afición a este jueguecico de clara inspiración británica.

Si a José Cavero, Conde de Sobradiel, le podríamos considerar el abuelo de este deporte en Aragón, pues fue el primer promotor de partidos de fútbol en nuestra ciudad en 1903 con el Zaragoza Football Club, siendo también su primer goleador, a José María Gayarre, con sus gestiones tanto en la Gimnástica, como en el Iberia, en la creación de la Federación Aragonesa de Fútbol (asunto que requerirá un futuro capítulo de este coleccionable), así como en la constitución del actual Real Zaragoza, le podríamos calificar como padre del fútbol aragonés.

Pero no podría redactar ni una línea más sin homenajear y restituir la memoria de José María Muniesa, apenas reconocido en la mayoría de textos histórico-deportivos y personalidad clave no sólo en el desarrollo del fútbol local y autonómico, sino factótum de la Liga Profesional de Fútbol en la temporada 1927-1928, ya que fue el presidente de una comisión creada en el seno de la Federación Española de Fútbol y quien propuso el actual modelo de Liga, ideando un nuevo sistema de competición con tres categorías, en las que entrarían los clubes por puntos históricos, algo que benefició al equipo del Iberia que compitió tres años en segunda división.

Si a Cavero le califico del abuelo y a Gayarre de padre del fútbol aragonés, de manera cariñosa veo a este hombre, fundamental para entender la transición de un juego amateur, al profesionalismo que ha llegado hasta hoy, como un amable tío, dispuesto a ofrecer buenos regalos a su infante ahijado, ese fútbol aragonés primigenio, siempre de la mano de su buen amigo Gayarre a quien conoció en la Universidad de Zaragoza, aunque nuestro protagonista de hoy, sí culminó con éxito los estudios de medicina aprobando la oposición para catedrático de bioquímica clínica.

De manera lamentable tanto la persona como el nombre de Muniesa fueron barridos y eliminados tras la Guerra Civil española al ser hermano de Augusto Muniesa, concejal y alcalde interino de Zaragoza por una coalición republicano-socialista. Ambos murieron abrazados, asesinados de un tiro en la cabeza en los montes de Valdespartera un triste 7 octubre de 1936.

Secretario de la Sociedad Filarmónica y de la Asociación Aragonesa de la Cultura Física, llegó a ser uno de los grandes amantes de este deporte y fan absoluto primero del Iberia y después del Zaragoza, hasta el punto de que un domingo en el estadio de Torrero durante el descanso le mandaron noticia de que su esposa recién había dado a luz a su primer y único hijo, a lo que envió recado en el sentido de que le dijeran a su mujer que ya bajaría cuando acabase el partido. Su respuesta al mensajero no deja lugar a duda de su zaragozismo integral. Continuará…

Anchel Cortés.
Productor y Académico de Televisión
Abonado del Real Zaragoza nº 1.728.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR