Un trabajo a medias | La Lupa

Un trabajo a medias | La Lupa

CD Almería 2 – 2 Real Zaragoza

El 11 de junio de 1970, Billy Batts, miembro de la familia mafiosa Gambino, es brutalmente asesinado por Tommy (Joe Pesci) y Jimmy (Robert De Niro) mientras Henry (Ray Liotta) observa atónito. No fue un trabajo premeditado, pero una vez iniciado había que terminarlo. A Billy no se le podía tocar un pelo sin el consentimiento de los jefes, y si estos se llegaban a enterar de lo sucedido, su venganza terminaría con los tres amigos. Había que hacer desaparecer el cuerpo, lo cual configura una de las mejores escenas de “Uno de los nuestros” (1990), obra maestra de Scorsesse. Durante el trayecto nocturno en coche hasta el sitio elegido para el clandestino enterramiento, algo rompe el silencio: un golpeteo en el maletero indica que Billy no está muerto y  obliga a una parada técnica para “resolver” el trabajo inconcluso.

Muchas veces lo que creemos un buen trabajo, no lo es realmente. Haber empezado algo, o incluso haberlo desarrollado con eficacia o brillantez, no es garantía de un pulcro colofón. Siempre hay que echar una última mirada hacia atrás, repasar ese examen que creemos haber hecho bien, limpiar ese resto o arreglar esa imperfección que rompe lo inmaculado. Y sobre todo, debemos huir del exceso de confianza ante lo aparentemente bien hecho. El Real Zaragoza empezó el partido en Almería de una manera espectacular, cerrando las bocas críticas y abriendo otras del estupor. En siete minutos ya había marcado dos golazos. ¿Qué se puede decir ante esto? Parecía un trabajo impecable.

Pero, ay amigo!, cuanto más pronto obtienes una ventaja, tanto más tiempo tiene el rival para remontar, y precisamente el hecho de darse esta situación con el partido recién comenzado, impidió que el Almería se viniese abajo. Más bien lo que ocurrió fue lo contrario: el Real Zaragoza replegó líneas, perdió consistencia y acusó la ansiedad de no querer perder lo inesperadamente obtenido. De repente el equipo se encontró teniendo que defender con 80 minutos por delante. Es evidente que no se supo gestionar esa circunstancia. Y no es la primera vez, ni la segunda, ni…en fin, que van muchas.

Siempre se ha dicho que lo más difícil en fútbol es marcar goles, pero en este equipo nuestro, la losa este año está siendo las remontadas. Podríamos haber hecho una gran temporada si esa eficacia de cara a puerta contraria se hubiera visto complementada con una estructura rocosa en la posesión del balón y la conservación del resultado. Así ganan los grandes.

Laínez deberá analizar bien el partido, sobre como los laterales no respondieron adecuadamente, o porque el centro del campo no supo sostenerse. Deberá seguir intentando mejoras. Ya ha conseguido que Pombo, Bedía o Isaac estén por la causa. Ahora dispondrá de Lanzarote y Cabrera de nuevo. Quizás tenga además que inculcarles a todos la idea de que si con dos no es suficiente, pues habrá que ir a meter más. En todo caso, hay que mejorar en la circulación del balón. Es una forma de defender más alejada del riesgo.

Habrá que seguir trabajando día a día para cerrar bien el trabajo final, que es la salvación. Tommy, Jimmy y Henry no solo tuvieron que rematar a Billy en el maletero. Aún tuvieron que volver meses después a desenterrarlo cuando se enteraron de que iban a construir en esos terrenos, pero esa…es otra historia.

Por Ron Peter.

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR