Deshielo | La Lupa

Deshielo | La Lupa

Real Zaragoza 3-1 Lorca FC

El pasado domingo el zaragocismo celebraba que su equipo se colocaba a un punto del playoff de ascenso, llenando la Romareda como en sus mejores días. El cuadro blanquillo había despachado de manera contundente al Lorca, diríase que incluso con suficiencia en algunas fases. El triunfo culminaba una racha de cinco victorias consecutivas, que han impulsado a los pupilos de Natxo González a la zona caliente de la clasificación. El Real Zaragoza, que tras un otoño e inicio de invierno particularmente desangelados en cuanto resultados se había quedado congelado a escasos dos puntos del descenso, ha completado su deshielo para poder ver acercarse la primavera.

Este cambio, no obstante, no ha venido dado por las condiciones climáticas. Se sustenta en un calor originado dentro del propio equipo, al principio tenue y mantenido por el esfuerzo de protagonistas puntuales como Cristian Álvarez o Pombo, pero que ha ido cogiendo intensidad con el paso de las semanas, para ser ahora mismo una fuente de calor coral con aportes clave en todas las líneas del equipo.

Este deshielo empezó a gestarse con la decisión de la Dirección Deportiva de ser pacientes y mantener la confianza en el entrenador, a pesar que la dinámica del equipo y la peligrosa situación clasificatoria parecían forzar a la toma de decisiones drásticas. Ese calor emitido desde la Dirección Deportiva sirvió sin duda para aportar una tranquilidad muy necesaria a la plantilla. Natxo González respondió a esta confianza tomando decisiones acertadas tras el parón navideño, entre las que destaca el cambio de dibujo táctico. La disposición en rombo reactivó al equipo ofensivamente y progresivamente se fue volviendo más sólida en el apartado defensivo.

Pocos dimos crédito al convencimiento en el proyecto y optimismo transmitido por entrenador y Director Deportivo, el primero este humilde lupista que os escribe. Sin embargo, el desarrollo de los acontecimientos y las propias modificaciones introducidas por el propio Natxo González han acabado dándole la razón.

La irradiación de calor definitiva la ha aportado una mejora sustancial la cohesión del equipo, así como en su madurez a la hora de gestionar los partidos, que empezó a apreciarse en el partido ante el Real Oviedo y se ha mantenido ante Numancia en Soria y frente al Lorca.

En el partido de este pasado domingo el Real Zaragoza supo contener un arranque más atrevido del conjunto, leer la defensa adelantada que contra pronóstico planteó el Lorca y atacarla de manera atrevida hasta que acabó quebrándola. Comandados por un Íñigo Eguaras descomunal, los jugadores blanquillos podrían haberse marchado al descanso con una goleada de escándalo si hubieran aprovechado un porcentaje mayor de las ocasiones generadas. Otro signo de madurez fue la reacción al gol del Lorca, que vino por un exceso de relajación local. En lugar de empequeñecerse y encerrarse en el área propia, como hubiera sucedido unos meses atrás, los jugadores blanquillos reaccionaron buscando un tercer gol que se obtuvo muy pronto, pudiendo afrontar con tranquilidad el final del encuentro.

El Real Zaragoza ha conseguido quitarse de encima el temible frío de las posiciones bajas de la tabla, y vislumbra cerca la primavera de las posiciones de promoción de ascenso. Sin embargo, para poder disfrutar del verano está obligado a subirse a la ola que ha generado este deshielo y tratar de no abandonarla hasta el final. La primera parada no puede revestir más complicación: el partido de máxima rivalidad ante Osasuna en el Sadar. Puntuar en el estadio navarro sería un enorme paso adelante.

Por Kicooper.

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR