Es momento de preocuparse | La Lupa

Es momento de preocuparse | La Lupa

Granada CF 1 – 0 Real Zaragoza

La derrota del Real Zaragoza en Granada no solo supone la tercera derrota consecutiva del Real Zaragoza (que también) si no que deja al equipo zaragozano en una situación delicada en la tabla clasificatoria al haber recortado, solo en esta jornada, casi la mitad de puntos que le distanciaban del descenso ya que de 7 puntos se ha pasado a 4 tras la derrota en el estadio andaluz.

El Real Zaragoza en estas últimas tres jornadas ha ido a menos en lo referente a resultados. Las tres derrotas consecutivas ante un calendario de una notable dificultad (dos visitas a domicilio a los dos primeros clasificados y un partido en La Romareda ante un rival que se encontraba en un mejor momento de forma que el Real Zaragoza) han devuelto al equipo a una situación que parecía definitivamente superada.

Sin embargo el juego del equipo en estos tres partidos no ha sido malo. El Real Zaragoza, en líneas generales, desarrolló un buen juego en los tres encuentros pese a la dificultad de los rivales. Pero la falta de gol que lleva desarrollando este equipo durante la temporada unida a jugadas puntuales materializadas por los rivales fueron los dos factores determinantes que declinaron la balanza en contra del equipo zaragozano.

Esta situación que se ha dado en estos tres últimos encuentros es una situación curiosa ya que en los tres partidos el Real Zaragoza hizo méritos para haber ganado (o no haber perdido) los tres encuentros. No obstante, los factores anteriormente reseñados, hicieron que ahora el equipo se encuentre en la situación en la que está.

El juego del equipo no es malo. El equipo planta cara pese a que no termina de superar sus notables carencias tanto defensivas como para materializar y finalizar jugadas pero se sigue viendo lastrado por la poca fortuna goleadora y por el acierto de sus rivales.

En estas tres jornadas el Real Zaragoza prácticamente ha finiquitado sus opciones de conseguir un puesto de play off. Por todos es sabido que en vista de la trayectoria del equipo era algo quimérico y que, cuando Víctor Fernández se hizo cargo del equipo, la prioridad era alejarse cuanto antes de los puestos de descenso. Pero, si eso se iba materializando, muy posiblemente el equipo se acercaría cada vez más a los puestos de arriba.

Eso, poco a poco, ocurrió. El Real Zaragoza de Víctor Fernández cambió muy notablemente y el equipo fue paulatinamente cogiendo distancia con los puestos de abajo consiguiéndose por un lado la tranquilidad que eso supone y por el otro que el equipo ha llegado a encontrarse a nueve puntos de los puestos de play off. Una distancia que en momentos fue de 9 puntos. Una distancia a tener en cuenta pero que se podía alcanzar. Exigente pero no imposible.

A día de hoy son 16 los puntos que separan al Real Zaragoza del sexto clasificado. 16 puntos estando ya prácticamente a mitad de Marzo es una distancia muy muy complicada de alcanzar. 16 puntos creo que, por desgracia, suponen el culmen que cierra de golpe las opciones (pequeñas pero que existían) de ascenso para el Real Zaragoza.

Con la posibilidad de conseguir una plaza de play off ya prácticamente desparecida en su totalidad todas las miras deben centrarse en asegurar la permanencia cuanto antes. Una permanencia que, tras el encuentro ante el Granada, empieza a peligrar ligeramente.

La cómoda distancia de 7-8 puntos que ha tenido el Real Zaragoza en estas últimas semanas ha desaparecido. El Real Zaragoza llegaba a Granada para enfrentar un partido muy complicado pero con la comodidad de estar a 7 puntos de los puestos de descenso.

Esa distancia ha desaparecido. Como he indicado anteriormente la distancia, en una jornada, se ha reducido de 7 a 4 puntos. Una reducción muy notable que hace saltar la preocupación.

Es momento de preocuparse. No de una preocupación extrema ya que es una situación que, en vista del juego desplegado por el Real Zaragoza, puede revertirse fácilmente. Pero no hay que descuidarse lo más mínimo. El equipo debe reencontrarse nuevamente con la victoria para volver a coger distancia con los puestos de descenso y, cuanto antes, certificar de forma matemática la permanencia en la categoría.

Las prisas y la presión no son buenas en ningún ámbito. Mucho menos en el futbolístico. Por tanto enfrentar un final de temporada con las posibilidades de un descenso cerca con mucha posibilidad hará mella, de forma negativa, en el equipo. Y la presión, los nervios y las prisas pueden tirar por tierra el buen juego que el Real Zaragoza está capacitado para realizar.

Por Cuñao.

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR