Idiakez cesado

Idiakez cesado

Idiakez cesado

Menos de dos horas desde la finalización del encuentro ante el Tenerife ha tardado en ser cesado Imanol Idiakez como técnico zaragocista. Una circunstancia que no sorprende a nadie y que muchos (posiblemente hasta el propio Idiakez) pensábamos que sería cuestión de tiempo.

El Real Zaragoza llegaba al encuentro ante el Tenerife en una situación sumamente complicada. La derrota en Soria constituía el quinto partido consecutivo sin ganar. El equipo iba de más a menos (aunque realmente nunca terminó de arrancar) y comenzaba a acercarse de forma peligrosa a los puestos de descenso.

Esta semana se presentaba como crítica de cara a dilucidar el futuro de Idiakez. Una semana en la que el equipo disputaría dos encuentros en La Romareda: el Miércoles el encuentro de Copa del Rey ante el Cádiz y el Domingo el encuentro liguero ante el Tenerife. Una semana con una carga de trabajo un poco superior pero que debía de servir para reiniciar el equipo y romper, de una vez con todas, con esta mala racha.

El encuentro copero ante el Cádiz parecía la ocasión más idónea. Se trataba de un partido con una menor responsabilidad que la que supone un partido de liga lo cual se traducía en una menor presión para el equipo. De haber ganado el partido (o únicamente pasado de ronda) se hubiesen rebajado los nervios en el club, se hubiese insuflado positividad tanto en el equipo como en la afición y, de este modo, se afrontaría con un menor nerviosismo y una mayor confianza el encuentro ante el Tenerife. Por si fuese poco el Cádiz acudía a Zaragoza meramente por obligación sin tener el más mínimo interés por el encuentro.

Pese a que todo parecía estar a favor del Real Zaragoza no sirvió de nada. El equipo zaragocista perdió el encuentro cayendo eliminado de la competición dando una pésima imagen en un partido bochornoso y generando muchas dudas de cara al futuro.

Así pues el Real Zaragoza se presentaba al partido ante el Tenerife en un momento sumamente delicado en el que necesitaba ganar urgentemente para romper la mala dinámica y comenzar a alejarse de los dos puntos que separaban al equipo zaragocista del último equipo que cerraba los puestos de descenso (casualmente se trataba del Tenerife). Pero lo hacía con muchas dudas respecto a si el equipo iba a cambiar radicalmente el juego que ofreció hace tres días.

El encuentro ante el Tenerife fue, en muchos momentos del encuentro, una especie de calco del encuentro ante el Cádiz. El Real Zaragoza presentó como un equipo con una muy escasa iniciativa que ha realizado una muy mala primera parte donde apenas ha tirado a puerta. En la segunda parte el equipo mejoró un poco pero continuando con el mismo mal juego que llevaba arrastrando los últimos partidos.

Aunque el gol de penalti marcado por Javi Ros a pocos minutos del final adelantando en el marcador al Real Zaragoza parecía ser el gol que daría la victoria al conjunto blanquillo el Tenerife ha conseguido el empate en el último instante del partido. La crisis en el seno zaragocista continuaba y esta circunstancia, la forma en que el Tenerife ha conseguido empatar, aumentaba notablemente la misma.

El trabajo de Idiakez en el partido de hoy ha sido esperpéntico. No sé si porque se veía ya cesado (yo creo que el punto de inflexión definitivo para su cese fue el encuentro ante el Tenerife) pero lo que ha hecho en el banquillo y nada han sido lo mismo. Porque no encuentro la más mínima lógica a que, con un empate a cero en el marcador en un encuentro donde el Real Zaragoza necesitaba la victoria, haya introducido el primer cambio en el minuto 77. Todo ello para dar entrada a un jugador como Jeison Medina que demostró en el último encuentro que muy posiblemente no tenía el nivel necesario para jugar en este equipo. Demencial.

Idiakez marcha de Zaragoza sin haber funcionado. No es un entrenador que en un momento funcionase y después dejase de hacerlo como a veces sucede. No ha funcionado desde el primer momento y, con él en el banquillo, el Real Zaragoza ha derivado en ser un equipo que terminaba de no arrancar a ir cada vez a peor.

Idiakez llegó al Real Zaragoza en una situación privilegiada respecto a otros (muchos) entrenadores que han ocupado el banquillo zaragocista estos últimos años ya que se encontró con un equipo hecho que había estado a punto de ascender a primera división (y que muy probablemente lo hubiese logrado de forma directa de haber durado un mes más la competición). La mayor parte del trabajo le venía ya hecho a Idiakez. Únicamente debía continuar con el trabajo que dejó Natxo González, buscar un sustituto para la importante baja de Borja Iglesias y combinar los nuevos fichajes. Ese era su trabajo. Y ha fracasado.

Imanol Idiakez ha tirado por tierra parte del trabajo de Natxo Gonzalez. Al contrario de lo que dictaba el sentido común de continuar con el mismo sistema de juego (que ya había dado buenos resultados) comenzó introducir una serie de cambios en el equipo ilógicos que no han servido para nada aplicando un más que discutible plan de preparación físico que ha lastrado enormemente al equipo con un elevado número de lesiones.

El Real Zaragoza se encuentra en una situación muy similar a la acontecida hace dos años. En 2016, el fin de semana siguiente a la finalización de las Fiestas del Pilar, era cesado Milla tras empatar en Valladolid en unas circunstancias similares a las actuales en una temporada que terminó siendo una de las peores en la historia del club estando el Real Zaragoza muy próximo a descender a segunda división B.

En este caso las circunstancias son notablemente diferentes a las de hace dos años. Principalmente porque este año sí hay un equipo de garantías el cual demostró su valía el año pasado estando tan cerca de ascender. Y esa es una clave que no había hace dos años.

Ahora falta por ver quién ocupará el banquillo zaragocista. Por lo que comentan los medios de comunicación Lucas Alcaraz será el elegido para el cargo en una decisión que posiblemente lleve tomada varios días.

Queda pues por ver quién será el encargado de dirigir al Real Zaragoza en una decisión que creo que se conocerá en pocas horas.

Sea quien sea el trabajo que le queda le será algo complicado pero no imposible. En primer lugar hacer que el Real Zaragoza consiga la victoria el próximo fin de semana para remontar cuanto antes la situación y comenzar a encarar nuevamente los puestos altos de la clasificación porque, recordemos, el objetivo del Real Zaragoza no es otro que el ascenso a primera división y no sirven excusas a este respecto.

Tarea difícil pero no imposible. Hay tiempo y plantilla para hacerlo. Pero es algo que debe de comenzar a llevarse a cabo sin la menor demora.

Por Cuñao

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR