Real Zaragoza – C.D. Numancia| La Previa

Real Zaragoza – C.D. Numancia| La Previa

Martes 4 de junio, 21:00

Se acabó. Por fin y de una forma definitiva la pesadilla del descenso… al menos por esta temporada.

El Real Zaragoza consiguió la salvación matemática la pasada jornada. El empate del Rayo Majadahonda (que necesitaba ganar los dos partidos que le quedaban por disputar) se tradujo en que el Real Zaragoza mantendría la categoría un año más ya de forma matemática.

Lo ocurrido en Málaga donde el Real Zaragoza fue de más a menos y acabo diluyéndose totalmente en un encuentro donde empezó dominando adelantándose en el marcador y en el que termino derrotado tanto en el marcador como en el dominio del encuentro.

Por suerte la derrota del pasado Viernes en Málaga va a quedar como una anécdota. Una anécdota de una temporada absolutamente desastrosa y en la que no valen excusas ni medias tintas.

Con el equipo ya salvado es hora de pedir responsabilidades. Ya está bien que siempre los responsables de todo se vayan de rositas y, como mínimo, no escuchen el parecer de una afición que tiene motivos de enfado y debe mostrarlo. Porque, recordemos, el silencio, el pasar de todo y el tragar con todo tuvo mucho que ver en lo que ocurrió con el Real Zaragoza no hace mucho tiempo.

La temporada ha sido desastrosa de principio a fin. En un año el Real Zaragoza ha pasado de rozar el ascenso a rozar el descenso.  Lo más curioso es que, a diferencia de años anteriores, el mismo bloque de jugadores ha desarrollado ambas situaciones.

Como digo no hay excusas posibles ni lecturas positivas que hacer. Entiendo que la situación del Real Zaragoza a nivel económica es la que es y eso limita mucho el margen de maniobra. Pero no es normal (ni debemos tomar como tal) que el Real Zaragoza padezca estos sufrimientos por mantenerse en segunda división. Porque como empecemos a considerar como un objetivo cumplido el mantener la categoría en segunda división mal vamos. Y me remito a lo que he dicho un poco más arriba.

En toda esta situación no se vislumbra un único y principal responsable pero sí creo que hay varios. Por un lado tenemos al director Lalo Arantegui quien realizó el año pasado una fantástica tarea y que este año ha fracasado estrepitosamente siendo prácticamente James Igbekeme las pocas cosas buenas que ha hecho este año. Por otro tenemos a una directiva en la que no sabemos que sucede y en donde todo, misteriosamente, se deteriora y se echa a perder. Nos hemos cansado de ver una lista notable de jugadores, entrenadores y directores deportivos que, o bien han fracasado nada más llegar (Milla, Agné, Idiakez, Alcaraz) o que su trabajo ha ido de más a menos (Lalo Arantegui o Martín Gonzalez).

Todo esto debe de terminar. No puede ser que siga en el Real Zaragoza ese misterioso “ente” que echa a perder todo lo que acaba en el seno zaragocista y que es uno de los más grandes lastres que tiene el encuentro.

Por suerte no todo es malo. Esta semana se hacía oficial la renovación de Víctor Fernández como técnico zaragocista. Una decisión totalmente lógica y acertada. No hacerlo (como parecía indicar en vista de cómo transcurrían los acontecimientos) hubiese sido un fracaso de por sí. Ya no solo el no renovar a Víctor Fernández (que parecía que él no quería seguir) si no el no haber mantenido a Loreto como entrenador si se diese el caso de su marcha.

Víctor Fernández ha sido, por méritos propios, el gran salvador de esta temporada. Un técnico que parece vino más movido por el amor a este club que por razones económicas (que tampoco sería reprochable dado que es un profesional) y que, en menos de una semana, revolucionó un equipo a la deriva llegando finalmente a la consecución de salvar al equipo del fracaso (no sin muchos sufrimientos).

El Real Zaragoza afronta el último encuentro de esta temporada en La Romareda ante el CD Numancia. Un duelo que con el tiempo ha ido aumentando en tensión en vista de lo que ha ido aconteciendo estos últimos años. Un duelo que se presenta de forma paradójica ya que, hace prácticamente un año, ambos equipos disputaron el play off de ascenso (con nefastos resultados para el Real Zaragoza) y este año es un duelo de la parte baja.

El CD Numancia, a diferencia del Real Zaragoza, no está salvado. El equipo soriano se encuentra a 5 puntos del Rayo Majadahonda que es el equipo que cierra el descenso a falta de 6 puntos por disputarse y contando con que el equipo madrileño obtendrá los tres puntos en la última jornada ya que corresponde ese partido con el encuentro ante el Reus. Por ende el CD Numancia dependerá tanto de lo que haga en La Romareda (donde ganar le supondría la permanencia matemática) y de lo que ocurra con un Rayo Majadahonda que necesita ganar en Oviedo y que, de no hacerlo, salvaría matemáticamente al CD Numancia independientemente de lo que ocurra en el estadio zaragozano.

El Real Zaragoza, al estar ya salvado, podríamos afirmar que no se juega nada. Para mí no es así. Creo que el Real Zaragoza debe una disculpa por una temporada infecta y bochornosa como esta que hemos padecido y por tanto debe salir a ganar el próximo Domingo. Diría que tiene incluso la obligación de vencer para disculparse ante la afición como debe de hacerlo un equipo de fútbol: en el campo y con resultados.

Por Cuñao.

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR