Real Zaragoza 2 – 0 CD Tenerife | Crónica

Real Zaragoza 2 – 0 CD Tenerife | Crónica

Podría recordarte, victoria

La victoria que el Real Zaragoza regaló a su afición y se regaló a sí mismo ayer ante el CD Tenerife fue como una sonrisa adolescente, blanca e ignorante, balsámica y excitante a la vez. Fue un triunfo distinto, lejos de la genialidad de un solo jugador o del talento de un único protagonista. Lo expresó muy bien Víctor en la rueda de prensa posterior cuando elevó un canto al esfuerzo de los suyos, al compromiso de los chicos, a la generosa traducción de una voluntad, este año sí, unánime de un vestuario valeroso y entregado.

Era el de ayer un partido esquinado, agarrado a la incertidumbre de un año que se asoma por la esquina de la urgencia y la esperanza en un futuro fértil. Por eso, el zaragocismo escuchó con mucha atención a Víctor Fernández, su sumo sacerdote, en la previa del partido para acabar de comprender la realidad de un equipo que ha renovado su plantilla muy razonada y razonablemente y ha modificado sustancialmente su perfil de juego y de propuesta futbolística. Y en esas palabras se pudo vislumbrar que el Zaragoza va a jugar a lo que sabe. Y en ese juego se pudo comprobar que el Zaragoza sabe a qué va a jugar.

Arrancó el match ante una parroquia que acudió a la Basílica en número apreciable, muy de valorar habida cuenta que nos encontramos en medio del puente de la Virgen de agosto. La alineación presentada contaba con los jugadores esperados excepto James, que no participó por encontrarse enfermo a causa de una inoportuna y no exenta de sospechas gastroenteritis. Se produjo, además, el debut del muy aclamado Kagawa, que respondió con su juego, su implicación y su entusiasmo a la extraordinaria expectación que provoca allá donde va, situación muy positiva para reactivar a una afición que lleva camino de convertirse, un año más, en una de las más fieles del panorama futbolero nacional. Y con todo ello, dio comienzo el partido.

Los primeros minutos fueron como un latigazo de fuego blanquillo. Kagawa aceptó el desafío gestionando un balón en la línea de tres cuartos y se lo entregó a Dwamena, que escupió un chut cruzado que salió desviado unos centímetros a la izquierda del arco de Ortolá. Fue una jugada preciosa, pero ahí acabó el eléctrica comienzo zaragocista. A partir de ese momento el Tenerife, un equipo elegante y rico en talento, se hizo el dueño del partido.
El cuadro canario cuenta con jugadores de postín como Milla, Suso, Lasso o Malbasic que son capaces de manejar el balón con maestría y mucha sustancia y lo demostraron durante treinta minutos en los que exhibieron una idea muy interesante que maniató al equipo aragonés a base de fútbol, de buen fútbol. Dispuso el Tenerife de tres magníficas ocasiones: dos a cargo de Malbasic y una en las botas de Borja Lasso. En las dos primeras el delantero balcánico comprobó la calidad del mejor portero de la categoría, mientras que el centrocampista sevillano estuvo a punto de romper al red de la portería del gol de Jerusalem con un chut diagonal que no encontró puerta por centímetros.

Los chicos de López Garai lo estaban haciendo muy bien, pero les faltaba el gol. Mientras tanto, el Zaragoza mostraba una razonable consistencia defensiva que fue suficiente para mantener su portería a cero, a pesar de que Milla también lo intentó con un chut que rozó la escuadra de Cristian. Con todo, el partido entró en una fase de mayor equilibrio tras acusar el Tenerife el esfuerzo realizado y fue en ese momento cuando surgen las figuras de Soro y Luis Suárez. Ambos protagonizaron una jugada de aproximación que finalizó con un chut raso del colombiano que detuvo el portero tinerfeñista, pero no así la siguiente jugada.
Cristian lanzó un balón largo que cayó a los pies de Soro. El ejeano vio inteligentemente la llegada de Suárez, quien recogió el pase y como un misil se lanzó en pos de la meta rival. Su disparo, duro, raso y letal, no pudo ser desactivado por Ortolás y así la Romareda pudo celebrar alborozada el 1-0.

El resultado no era justo. llegar al descanso con esos números debió ser muy duro para los chicos del Heliodoro, pero ¿quién dijo que el fútbol da a cada uno lo que merece? El empate habría sido más apropiado para lo visto en el céswped, pero no estamos para romanticismos, así que nos imaginamos a Víctor en al caseta corrigiendo detalles, comentando situaciones y aportando soluciones.

Uno de los problemas más serios era la banda izquierda, defendida por un Nieto que sufrió mucho durante los primeros 45 minutos. Otro era que el Zaragoza sin el balón no acaba de encontrarse muy cómodo, por lo que en la segunda parte habría que revertir el paisaje si queríamos sostener el resultado favorable. Y a ello se aplicó el equipo, que ya en los primeros minutos estuvo a punto de conseguir el segundo gol con un remate de Dwamena perfilado a la escuadra izquierda que se fue fuera por centímetros. Poco después repitió suerte, pero su remate le salió extraño y errático.

Y en ese momento Víctor le dio la vuelta al partido. Sustituyó al ariete ghanés por Lasure, en un cambio sorprendente que le otorgó fortaleza al equipo, hasta ese momento un tanto fláccido en el lateral izquierdo y moviendo a Suárez hasta la posición de ariete. Con esa nueva disposición el partido entró en una fase muy interesante en la que los dos equipos se mostraron audaces, proporcionando un emocionante espectáculo. El Tenerife siguió intentándolo, pero su escasa pegada acabó por condenar su iniciativa para bien del Zaragoza.

Una triple acción de Suárez, Lasure y Kagawa fue la ocasión más clara de esa segunda parte, además de una pícara vaselina de Kagawa y una extraordinaria acción de Suárez cortada en falta por Carlos Ruiz. Estos gestos fueron la prueba palpable de que el entrenador aragonés había sabido transmitir muy bien su ideario a los chicos y estos sabían manejar muy bien sus resortes. Con estos argumentos entramos en los últimos quince minutos del partido, momento en que Álex Blanco saltó al campo en lugar de Akawa, ovacionado por la afición.

El valenciano acabó de agitar el partido y en su primera intervención recibió una dura entrada de Ruiz que le valió al defensa visitante la segunda tarjeta amarilla. Y pocos minutos después de nuevo fue objeto de falta que acabó siendo penalty por obra del VAR, para regocijo de la grada zaragocista. El castigo lo asumió Javi Ros, al que no le tembló el pulso cuando lo ejecutó. El 2-0 cayó como una ánfora de oro molido sobre los corazones de los aficionados que ayer acompañaron al equipo.

Gran victoria, en fin. Lo que ayer sucedió en la Romareda fue un episodio gratificante que dejó satisfechos a todos y que remueve una brisa de esperanza en todos los que vibramos con el escudo del león y anhelamos recorrer definitivamente el camino de regreso a casa. A Primera.

Ficha técnica

Real Zaragoza:
Cristian Álvarez; Vigaray, Atienza, Grippo, Nieto; Javi Ros, R. Guti (Eguaras, 89); Soro, Kagawa (Blanco, 79), Luis Suárez; y Dwamena (Lasure, 58).

CD Tenerife:
Ortolá; Luis Ruiz, Alberto Jiménez, Spicic (Carlos Ruiz, 58), Isma López; Aitor Sanz (Bermejo, 77), Milla; Suso Santana, Borja Lasso, Naranjo (Dani Gómez, 58); y Malbasic.

Goles:
1-0, min. 40: Luis Suárez. 2-0, min. 87: Javi Ros, de penalti.

Árbitro:
Arcediano Monescillo (Comité Castellano-Manchego). Expulsó por doble amarilla a Carlos Ruiz (72 y 83). Amonestó a Naranjo (24), Luis Suárez (43) y Bermejo (85).

Incidencias:
Partido de la 01ª jornada de LaLiga SmartBank disputado en La Romareda ante unos 18.000 espectadores.

Puntuaciones

Cristian: 4. Resolvió varias situaciones de peligro con su proverbial seguridad.
Vigaray: 4. Firme en defensa y audaz en ataque.
Atienza: 4. Seguro y gobernante.
Grippo: 3. Muy correcto y eficaz.
Nieto: 3. Sufrió mucho en la primera parte. Junto a Lasure mejoró.
Javi Ros: 4. Inmenso en trabajo y recorrido.
Guti: 3. Comenzó indeciso pero al final encontró su camino.
Kagawa: 3. Lógicamente irregular, aventuró magia y clase.
Soro: 4. Descubrió senderos verticales.
Suárez: 5. El mejor. Apuntó gestos de gran delantero.
Dwamena: 3. Muy trabajador, luchó duramente y buscó el gol.
Lasure: 4. Completó muy bien la banda junto a Nieto y buscó el gol.
Álex Blanco: 3. Activó la delantera en muy poco tiempo y generó peligro.

por arrúa 10 (Real Zaragoza, Aire Azul)
@japbello

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies