La lupa y el martirio | La Lupa

Lugo 1 – 0 Real Zaragoza

Hacer una Lupa se ha puesto cada vez más difícil y no por su contenido, pues la del Lugo-Zaragoza la podía haber escrito en plan profeta amateur antes del partido y no me habría equivocado en casi nada, sino porque un lunes como éste preferiría pensar en cualquier otra cosa menos en las desventuras de mi equipo. Los aficionados al fútbol, y los zaragocistas no somos excepción, nos solemos conformar con poco; muy especialmente en tiempos de agonía tendemos a buscar entre los escombros cualquier luz que nos devuelva algún brote de esperanza. Por eso, el mes de enero lo vivimos obnubilados por un par de triunfos afortunados en El Molinón y Anduva, una victoria holgada ante un rival cansado y un empate a nada en casa frente a uno de los conjuntos más flojos de la categoría … que ya es decir. Pero febrero nos ha devuelto a la realidad y reemprendemos el camino de la crisis, forma de vida que parece instalada en el devenir del Real Zaragoza desde hace más de media década.

Triste es que tengamos que agarrarnos a la inspiración de Montañés, la seguridad de Arzo o la veteranía de Leo Franco, porque prácticamente no hay más; y, con todo el respeto, que los nombres citados sean la vanguardia de calidad de nuestro equipo induce a la depresión de quienes no hace tanto vimos saltar a la vieja Romareda con la camiseta blanquilla a los hermanos Milito, Savio Bortolini, David Villa o Rubén Gracia “Cani”. El Zaragoza es un solar, un cuerpo en descomposición y bueno será que dejemos de hacernos planteamientos distintos al reconocimiento de nuestra lamentable realidad, la exigencia de responsabilidades a quienes nos han traído hasta aquí y la disposición a colaborar con quien honesta y razonadamente venga con alguna solución, si es que la hay.

La humillación de Lugo no por esperada fue menos dolorosa; los cachorros del Barça ya nos habían descubierto las vergüenzas, y el Zaragoza salió al estadio lucense como si los locales fueran el Chelsea y nuestro equipo el Caudal de Mieres. Es inexplicable que el mister zaragocista siga confiando en Luis García, que hombres como Tarsi, Ángelo o Javi Álamo sigan en el ostracismo cuando han acreditado cuando menos maneras, por no hablar del sorpredente castigo al que se somete semana tras semana a un Víctor que, sin ser Mecí, atesora más calidad y fuerza que el resto del medio campo en su conjunto. Paco Herrera aparenta ser un hombre superado: deportivamente no reacciona casi nunca mientras cada rueda de prensa se convierte en un carrusel de excusas, incoherencias y contradicciones.

El equipo navega sin rumbo, los aficionados nos tiramos de los pelos semana tras semana, mientras los rectores del equipo de Eduardo Ibarra aparentan una indiferencia que asusta. El equipo que capitanea Jesús García Pitarch llegó a Zaragoza en verano con ínfulas de gente eficaz y renovadora, declaraciones de buenas intenciones y ciertos aires de suficiencia. Con el tiempo se han vuelto mudos, y da la impresión de que también pasivos. Si alguien me preguntara que han hecho estas personas desde que están en Zaragoza, respondería que aparte de crear conflictos que no se solucionan, han mejorado la imagen del club exponiendo en la web sus comidas con los directivos rivales y los obsequios que les hacen … aunque me imagino que esto es algo que ya hacían Zalba, Sisqués, Aznar, Beltrán, Solans padre e hijo, y los más viejos del lugar podrían extender la costumbre a Gayarre, Abril, Waldo Marco, … en cualquier caso, triste es que éste sea todo su activo.

¿Qué están haciendo con el Zaragoza?, ¿Qué buscan sus rectores? … ¿Se va a tomar alguna medida deportiva?, ¿Está Herrera dispuesto a revolucionar el equipo a la vista de que con sus planteamientos andamos a la deriva? … Lo de enero fue un espejismo, el autoengaño al que lleva la desesperación y la absoluta falta de satisfacciones. Termino como empecé: ¡qué difícil es hacer la Lupa!, ¡qué dolor y que tristeza futbolística, por Dios!.

Por Falçao

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies