Fin de la crisis | La Lupa

Fin de la crisis | La Lupa

Real Zaragoza 3 – 0 UD Las Palmas

El Real Zaragoza logró dejar atrás de manera contundente la crisis de resultados tras su contundente victoria del pasado domingo ante la U.D. Las Palmas. Pese a mostrar todavía lagunas en su juego y ciertas inseguridades, el equipo blanquillo recuperó el brío y la pegada que mostró en el inicio liguero y logró devolver el optimismo a su sufrida afición.

En líneas generales, los pupilos de Víctor Fernández se mostraron mucho más verticales que en partidos precedentes, sustentados de forma principal en la figura de Luis Suárez. El ariete colombiano es hoy por hoy el jugador clave del equipo. Los días que está entonado contagia al equipo con su insistencia y hambre. El primer gol es una muestra bien clara de todas sus virtudes, ya que logra encontrar el resquicio en una jugada sin aparente peligro aprovechando cierta indolencia del rival. Suárez ha añadido, además, virtudes asociativas que mejoran aún más sus prestaciones. El pase a Pombo tras una gran jugada personal y la asistencia de tacón a Nieto son dos buenos ejemplos de estas virtudes. Suárez faltará ante el Almería por sanción, pero pensar en cómo puede elevar su rendimiento cuando el club incorpore al sustituto de Dwamena resulta especialmente sugerente para los aficionados blanquillos.

La otra buena noticia fue el resurgir de Igbekeme. El centrocampista nigeriano no ha protagonizado un buen inicio de curso, mostrándose apagado física y mentalmente, lejos de su rendimiento del pasado año. Sin embargo, ante la U.D. Las Palmas volvió a verse a un James Igbekeme capaz de romper las líneas con un cambio de ritmo, siendo además más preciso en la combinación y volviendo a recuperar balones en disputa con el rival, faceta que en la que este año no había estado fino. La recuperación de este jugador puede ser clave para que el Real Zaragoza de un salto cualitativo en su nivel de juego y pueda mostrar regularidad en sus resultados.

No obstante, no todo fueron buenas noticias. El Real Zaragoza estuvo frágil en defensa y fue incapaz de controlar el partido durante demasiados minutos tras el primer gol. Hasta el segundo gol, el equipo canario fue dueño y señor de la medular y generó bastante peligro que sólo un acertado Cristian Álvarez pudo enjugar. Tras ese segundo gol, y en especial en la segunda parte, el cuadro blanquillo fue capaz de controlar en mayor medida el encuentro, pero transmitió siempre una sensación de estar cogido con alfileres a nivel defensivo y que un gol visitante podía hacer zozobrar todo lo conseguido. No se trata tanto del desempeño de la línea defensiva, que estuvo correcta, como de una cuestión de sistema: el centro del campo no pareció capaz de contener al rival durante esos compases, y el balance del equipo entre ataque y defensa no pareció funcionar bien. Tras el descanso el equipo se ajustó y la segunda parte transcurrió sin sobresaltos.

Una vez superada la primera gran crisis de la temporada, los zaragozanos afrontan una reválida importante ante el nuevo Almería de Guti, equipo poderoso desde la llegada de su excéntrico nuevo dueño que, sin embargo, andaba recientemente con dudas. El cambio de entrenador convierte al rival en una incógnita, y las importantes bajas zaragocistas de cara al duelo hacen que no se parta de favorito. Sin embargo, lograr un resultado positivo en tierras andaluzas sería un puñetazo encima de la mesa que volvería a instalar el optimismo en el entorno.

Por Kicooper.

aupazaragoza

Deja tus comentarios el foro de AupaZaragoza.com. El Real Zaragoza es nuestra pasión.

1 Comentario

Comentarios

(required)