Sin rumbo, sin dirección

Restan 9 jornadas. 9 partidos y habrá terminado la temporada 2014/2015 en segunda división. Pasados esos 9 partidos se decidirá quién asciende, quien desciende, quien juega el play off de ascenso y quien permanecerá en la categoría.

Entre estas dos últimas opciones se encuentra el Real Zaragoza. Un Real Zaragoza que está prácticamente condenado a aspirar únicamente a la sexta y última plaza para luchar por el play off. El Valladolid, quinto clasificado al finalizar esta jornada (la 33) se encuentra a 8 puntos del Real Zaragoza. Una distancia que a estas alturas de la temporada resulta casi insalvable. Por el contrario la parte de detrás cada vez se encuentra más apretada: la Ponferradina es séptima empatada a puntos con el Real Zaragoza (49), Llagostera y Alaves son octavo y noveno respectivamente empatados a puntos (47) y algo más alejado se encuentra el Leganés que es décimo con 46 puntos.

A la vista de la clasificación la cosa esta más que clara: el objetivo más inmediato (y casi único) es amarrarse a la sexta plaza como si de un clavo ardiendo se tratase. Sexta plaza que no supone un ascenso si no como máximo dos eliminatorias a doble partido. 4 partidos. En la liga la regularidad es lo que prima pero en una eliminatoria así puede pasar de todo.
Para colmo no hay margen de error. Más arriba he explicado cómo están las cosas por debajo. Por tanto cualquier despiste puede suponer caer sin remisión de esa sexta plaza. Para darle más emoción al asunto de esos 9 partidos que quedan 6 son contra equipos que se encuentran entre los 10 primeros. Casi nada.

El verdadero problema es que el Real Zaragoza se encuentra sin rumbo, sin dirección. Perdido en a saber dónde. El equipo sigue igual de mal sin verse indicios de recuperación por ningún sitio. Siguiendo con los cálculos tomando los 9 últimos partido el equipo ha conseguido 9 puntos. 9 puntos de 27 posibles. Eso es una sangría enorme y vamos a ver si la temporada no está en estos últimos 9 partidos y en tantísimos puntos perdidos.

Popovic ha perdido totalmente el control del Real Zaragoza y quien esto escribe tiene pocas esperanzas de que lo vuelva a recuperar. Los planteamientos no los entiende ni él, no consigue reactivar a un equipo que está totalmente muerto, cualquier equipo como se vio el sábado ante el Sporting consigue ponerlo contra las cuerdas (y en este caso con un jugador menos), las sustituciones… eso es caso aparte porque hacía años que no veía a un entrenador hacer lo que hace Popovic con los cambios. Muchos partidos sin agotarlos (cuando hay muchos partidos y la plantilla es muy limitada), otros tantos para jugar 5 o 6 minutos, otros para dar salida a jugadores que no funcionan… demencial. Es que me pongo a enumerar las cosas que hace mal y tengo casi para varios días. Terminaría antes si digo las que hace bien pero a lo mejor también necesitaría tiempo para buscarlas. Porque no se aprecian.

El serbio no funciona como entrenador. Pase lo que pase, como mucho, debe aguantar hasta final de temporada. Y quizá ahora vienen los lamentos por no haberlo cesado. Todos sabemos cómo vino al Real Zaragoza sustituyendo a un Víctor Muñoz que fue cesado a la mínima. Pero es que con Víctor Muñoz posiblemente también estaríamos así.

Respecto a la plantilla pues es la que es. Todos sabemos lo que paso el último verano. Formada deprisa, corriendo, sin dinero y para colmo con una limitación de fichas por parte de la LFP. Alguien se conformará con eso y dirá aquello de que no nos quejemos porque el pasado verano no había equipo. Y es verdad. De no llegar a Zaragoza la fundación 2032 el Real Zaragoza sería un recuerdo del pasado. Pero yo me quejo. Me quejo y me indigno porque este equipo ha funcionado pese a las limitaciones. Y si está donde está es en buena parte por el mal trabajo de Popovic y por falta de actitud de la propia plantilla. Eso no se puede negar. Puedo reconocer las limitaciones de los jugadores y del entrenador. Pero cuando se hacen las cosas mal y no se hace nada por intentar remediarlo ahí a lo mejor esas limitaciones no me sirven.

La situación del Real Zaragoza en el aspecto económico es muy muy delicada por la gestión de quien todos sabemos. Pero la casi única supervivencia de este equipo pasa por el ascenso a primera división. No hay mucho más. Cuando para colmo un ascenso supone el que el club pueda seguir existiendo el ver lo que estamos viendo en el campo es para cabrearse.

El Real Zaragoza no es lo que llevamos viendo desde el verano del 2007. Mucho más acrecentado estos últimos años. Eso no es (o era) el Real Zaragoza. Lo que hemos tenido que soportar (con la indiferencia de muchos entre ellos de la mayoría de la afición) no tiene nombre. Por suerte ahora parece que han venido tiempos mejores (porque peor que lo que hemos pasado no sé si hay algo) pero eso no quita que se exija. De una forma vamos a decir más comprensiva de lo debido. Pero si se tiene que exigir. Más aún cuando el trabajo que se ve no es el adecuado.

Como diría aquel eslogan televisivo “así son las cosas y así se las hemos contado”. El final de liga va a ser entre dramático y cardiaco. Así que puede ser muy recomendable tener unos cuantos kilos de tila en la despensa. Pueden ser muy necesarios.

Por Cuñao.

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies