Veo cosas que no me gustan

Llevaba tiempo con la idea de escribir este artículo en mente y el escrito hace pocos días por Javier Laínez me lleva finalmente a llevarlo a cabo tanto para mostrar mi opinión como hacer una especie de réplica a muchas cosas del artículo de Javier con las que no estoy de acuerdo.

Hace poco más o menos un año el Real Zaragoza estaba muerto. Es así. Tuvimos que aguantar un bochornoso espectáculo de comisionistas, compradores, vendedores y demás curiosos personajes en lo que era una representación de una muerte anunciada. Aparecieron Javier Laínez junto con Sixto Genzor como una alternativa esperanzadora de la mano del empresario pakistaní Qadeer Sheikh para comprar el club que al final quedo en nada. Daba la impresión de que no había nada que hacer y que las horas del Real Zaragoza estaban más que contadas en una dantesca representación que no hacía más que alargar una agonía que desde un primer momento se intuía que no llevaba a nada. Y no llevaba a nada porque a lo mejor a muchas personas les interesaba que el club desapareciese. Suposiciones. Pero bueno, ese no es el asunto que nos atañe.

Casi en el último momento apareció la Fundación 2032, un grupo de empresarios y personas de cierta entidad, que decidió rescatar al club de su más que segura desaparición. Teniendo como cabeza visible a Cristian Lapetra se iniciaba de una forma muy precipitada un proyecto que, al menos, aseguraba de forma temporal la supervivencia del Real Zaragoza.

Había muy poco tiempo y muchas cosas que hacer. Algunas de ellas de suma importancia como los acuerdos con Hacienda y otros organismos oficiales referentes a los pagos de la monstruosa y gigantesca deuda del Real Zaragoza. Y se hizo. Otra cosa que se hizo fue el elaborar una plantilla en muy poco tiempo, prácticamente de la nada y con las limitaciones tanto económicas como impuestas por la liga de fútbol. Algún fichaje mejor, otro peor. Pero para como estaba el club escasamente muy muy poco tiempo antes bastante salió de aquello.

Parecía que por fin esa maldita pesadilla que habíamos vivido se vislumbraba y venía un futuro esperanzador. La fundación salvó al club y justo es reconocerlo. Pero una vez iniciada la temporada comenzaron a hacerse cosas muy mal hechas. ¿Por inexperiencia? Puede ser. ¿Por negligencia? También puede ser.

Se despidió a Larraz sin motivo aparente para poner a Cesar Laínez. Una decisión que nos dejó a todos perplejos más cuando Emilio Larraz había conseguido ascender al filial y los resultados no invitaban al cese del entrenador sencillamente porque había empezado la temporada. La decisión del cambio de entrenador ha sido un desastre. El filial ha descendido de categoría cosechando una pésima temporada. Como punto negativo a esa decisión decir que en una situación como la del Real Zaragoza, casi sin dinero, el filial puede ser un motor para el primer equipo a la hora de proporcionar jugadores a bajo coste y quizá pudiendo obtener algún ingreso de la venta de los mismos.

Una suerte parecida corrió Víctor Muñoz el cual fue cesado fulminantemente tras una racha negativa de resultados. Una racha negativa que tienen a lo largo de la temporada casi todos los equipos. Se cesa a Víctor Muñoz para traer a un desconocido Popovic que en los primeros partidos parecía conocer demasiado bien a ese equipo al que acababa de llegar. Esa decisión supuso que el equipo hasta Febrero se quedase más o menos como estaba con rachas peores y rachas mejores. Hasta que en Febrero se inició una racha pésima de resultados que han supuesto una pérdida enorme de puntos. Tan enorme que menos mal que no ha supuesto, al menos de momento, que el equipo perdiese su puesto de play off. Y digo de momento porque aunque la cosa esta bien encaminada no me fío nada. Esta sangría de puntos, en buena medida, ha venido por las erróneas decisiones de Popovic en muchos casos. Un entrenador que, acabe como acabe la temporada, no debe de continuar al año que viene. No es apto para este equipo.

A Víctor Muñoz se le cesa a las primeras de cambio pero a Popovic no solo se le mantiene tras haber sufrido el equipo una pérdida enorme de puntos (si alguien quiere tirar de calculadora podrá ver que es para quedarse pálido) si no que parece ser incuestionable. ¿Por qué?, ¿Por qué a uno se le dan tantas oportunidades y al otro no se le da ninguna? Recordamos que para el Real Zaragoza siga adelante es vital el ascenso. Es vital pero se mantiene contra viento y marea a un entrenador que ha hecho cosas muy mal hechas. ¿Por qué?

Por último y para terminar: tema estadio. Tras mucho tiempo sin noticias de pronto aparece el proyecto de hacer un nuevo estadio. Se recupera el fallido proyecto de Lamela de construir el nuevo estadio donde está con la diferencia de que el Real Zaragoza o la Fundación (posiblemente los segundos dada la situación económica del club) adelanten el dinero para la construcción del estadio. Resumiendo, el ayuntamiento “pide” un préstamo para la construcción del estadio a la Fundación para luego devolver el dinero del préstamo más los intereses (porque no creo que se preste dinero altruistamente) a la citada fundación (el orden no es exactamente así pero así creo que todo el mundo lo podrá entender mejor). Sorpresivamente el ayuntamiento ha dado el visto bueno a este proyecto con una rapidez inusitada. Así que quiero suponer que la Fundación ha acordado unos intereses más bajos que los que puede conceder cualquier entidad bancaria. ¿No? Porque de no ser así no veo porque el ayuntamiento tiene que pagar un precio más alto por el dinero cuando lo puede conseguir a un menor coste. Porque estamos hablando de dinero público, dinero del ayuntamiento y dinero que sale de los bolsillos de los zaragozanos en buena parte de nuestros impuestos. ¿Y a donde irían a parar esos intereses que paga el ayuntamiento?, ¿A empresas privadas?, ¿Por qué el ayuntamiento tendría que pagar más dinero a una empresa privada por algo que a lo mejor se podría conseguir por menos?

A mí me parece muy respetable que un empresario o una empresa privada que invierta dinero en un equipo de fútbol quiera rentabilizarlo. Pero no a cualquier precio. Y los entes públicos parecen ser una especie de oasis del que se puede sacar el dinero tranquilamente. Eso no es así. O al menos no debería. El dinero de las instituciones públicas no está para eso.

Si ahora mismo se subasta el préstamo y la fundación o una empresa privada ofrece unos intereses menores a los que ofrecen las entidades bancarias no veo inconveniente en que se realice. ¿Pero si no es así?, ¿Hasta qué punto es aceptable que se pague con dinero público a una empresa privada por algo con un coste superior al que tendría que ser?

Aparte doy por hecho que o el Real Zaragoza tiene asegurada su supervivencia o de desaparecer en el peor de los casos en un tiempo más o menos corto aparecería otro equipo de fútbol. Porque si no nos podemos encontrar con un estadio nuevo, que ha costado una cifra considerable de dinero y cerrado.

Corren rumores también de que la Fundación ya no es propietaria del club si no varías empresas privadas. Yo eso no lo sé porque como digo son rumores que he oído y ni creo ni dejo de creer. Pero a lo mejor por parte del Real Zaragoza se debería de poner más luz a este asunto.

Son muchas cosas las que veo y no me gustan. Me dejo en el tintero otras tantas de menor importancia que han podido venir de la falta de experiencia o de no hacer las cosas como es debido. Pero quizá estas sean las más significativas, las más importantes y las que más dudas me dejan.

Estoy de acuerdo en muchas cosas que dice Javier Laínez en su anterior artículo. Hay que tener paciencia y no precipitarse. Es cierto. También es cierto que la Fundación ha salvado al club como he puesto más arriba. Pero eso no quita que no digamos las cosas que no vemos bien hecha y que exijamos que se hagan bien. Hemos sido extraordinariamente permisivos (más bien pasotas) con la peor gestión que jamás ha vivido este club y eso no debe volver a repetirse jamás. Porque a lo mejor si desde el primer momento no se hubiese sido tan permisivo el club no estaría tan mal como está. Y ya que no se puede rehacer el pasado si que se puede evitar que se vuelva a repetir.

¿Futuro esperanzador?

Por Cuñao.

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies