Y Sevilla, Sevilla, Sevilla

“Y Sevilla, Sevilla, Sevilla. Aquí estamos contigo Sevilla…” cantaba Javier Labandón, el Arrebato, en el himno del centenario del Sevilla. Un himno que, para quien esto escribe, me parece sencillamente magistral. Inmejorable.

El Sevilla acaba de conseguir su pase a la final de la Europa League. Esta apenas a un partido de revalidar el título conseguido el año pasado. De hacerlo serán ya cuatro los conseguidos desde el 2006. Desde ese año 2006 el Sevilla, que llevaba cerca de 60 años sin haber conseguido un título ha ganado 3 Copas de la UEFA, 2 Copas del Rey, una Supercopa de Europa y una Supercopa de España. 7 títulos en 9 años. Impresionante.

Muchos diréis, ¿Pero esto que tiene que ver con el Real Zaragoza? Pues muy simple. El Sevilla, este Sevilla, es el ejemplo perfecto de lo que tiene que llegar a ser el Real Zaragoza. Es el espejo más idóneo en lo que mirarse. Es el objetivo a alcanzar.

Por las características de ambos clubs y de ambas ciudades Zaragoza y Sevilla, el Real Zaragoza y el Sevilla, guardan mucho parecido. Por ello como digo es un ejemplo a fijarse y a imitar.

¿Y cómo ha conseguido el Sevilla llegar a donde ha llegado? Pues de una forma tan sencilla y tan complicada a la vez. Haciendo las cosas bien. Planteando un proyecto deportivo muy serio y muy sólido. Se ha creado un muy buen equipo con un acierto enorme a la hora de contratar jugadores, traspasando a sus mejores hombres y reinvirtiendo el dinero obtenido en fichajes. De ese modo se crea un bloque sólido y compacto donde los cambios de jugadores repercuten lo mínimo en el juego del equipo. Porque la progresión y los cambios paulatinos, a la larga, es la mejor manera de hacer un equipo que funcione. Un bloque compacto en el que las entradas y salidas encajen como piezas hechas a medida.

Se habla mucho de marketing, de cercanía a la afición, de jugadores que venden camisetas. Todo eso es importante y está bien. Más aún para un club como el Real Zaragoza que tiene que arañar futuros socios de cualquier sitio ante la hegemonía de Madrid y Barcelona. Pero lo que realmente es el punto decisivo es lo que se ve en el terreno de juego. Si el equipo funciona, mete goles e ilusiona el resto a poco que hagas va a funcionar. Luego ya esos apartados con la atención debida van a funcionar perfectamente. Pero si el equipo no funciona todo eso no sirve de nada.

Para ello la secretaría técnica y el apartado de fichajes es un punto casi vital. El saber encontrar a jugadores que den buen resultado en el terreno y se puedan traspasar para reinvertir ese dinero en otros nuevos jugadores. Como digo el hacer un bloque compacto en el que las entradas y salidas encajen como piezas hechas a medida.

Aquí estando Pardeza hasta la llegada de cierto personaje se iba por el buen camino de esto que estoy comentando. Tenemos el ejemplo de la venta de Villa en 2005 por 12 millones (aunque se debería haber traspasado por más pero ese es otro tema) y ese dinero se invirtió en traer a Diego Milito (5 millones), Ewerthon (3 millones) y Sergio García (1.5 millones). ¿Alguien echo de menos a Villa el año siguiente?, ¿Hace falta poner los números de estos tres últimos jugadores?

Por desgracia lo que vino después de esos años todo lo sabemos. A día de hoy el club esta hecho ruinas. Va a tocar bregar mucho para intentar reconstruir todo el daño recibido. La llegada de la fundación ha salvado en un primer momento la vida del club (hablando claro, es así) pero no sé, veo muchas cosas que no me gustan. No me gusto el cese de Larraz, no me gustó el cese repentino de Víctor Muñoz al que no dejaron margen de error, no me gusta que Popovic sea el entrenador por decreto, no me gusta que desde el club se estudie el querer a los socios cobrarnos por un hipotético play off de ascenso, no me gusta que haya ciertas personas trabajando en la directiva (concretamente dos)… son muchas las cosas que no me gustan. Llevan escasamente un año, es cierto, pero hay muchas cosas que no me gustan. Para colmo aparece el tema del estadio que, para mí, hace que salten las alarmas. Alarmas que me llevan a pensar que hay personas que han podido venir al club a dar un “pelotazo” urbanístico con el asunto de la construcción del estadio y que el Real Zaragoza puede ser un mero títere o un mero objeto. Y esto último no me gusta ni como zaragocista, ni como zaragozano, ni como ciudadano harto de corrupciones, desfalcos y toda esa porquería.

El ejemplo está ahí a la vista de todos. Lo pasos a seguir más o menos claros. Justo antes de la llegada de Agapito se estaba siguiendo la senda del equipo hispalense. ¿Se podrá volver a hacer? Está por ver. Aunque me dejan con muchas dudas. Demasiadas.

La semana pasada se cumplían los 20 años de la consecución de la Recopa. Eso está muy bien pero la historia hay que escribirla día a día. No podemos quedarnos anclados en 1995 rememorando unos años fantásticos. Hay que luchar para volver a hacer grandes gestas. Para ser un Sevilla como el que estamos viendo estos años.

De la historia no se vive. Del día a día sí.

Por Cuñao.

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies