Despedida y cierre | La Lupa

Despedida y cierre | La Lupa

CD Tenerife 1 – 0 Real Zaragoza

El Real Zaragoza finalizó en Tenerife la temporada 2018/2019. Una temporada lamentable que no puede calificarse de otro modo que como un fracaso rotundo. Una temporada que, para no perder la costumbre, finalizó con la derrota del conjunto blanquillo en tierras canarias.

El Real Zaragoza acudía a Tenerife a cumplir el trámite. Ninguno de los dos equipos se disputaba nada al estar ambos equipos ya salvados de antemano. Por tanto esta última jornada se presentaba casi a todos los efectos como un partido de pretemporada. Sin apenas alicientes y sin nada en juego.

El equipo aragonés no supo pedir disculpas a una afición que este año ha tenido nuevamente que aguantar lo inaguantable. La forma de pedir disculpas para un futbolista profesional debe de hacerse en un solo lugar: el terreno de juego. De nada sirven las declaraciones ni las ruedas de prensa donde una y otra vez y año tras año se repiten incesablemente las mismas consignas que, a la hora de la verdad, raramente se cumplen. Por tanto la obligación de todo futbolista es la de hablar en el césped. Y eso el Real Zaragoza no lo hizo.

Una victoria en Tenerife hubiese sido, de alguna manera, la forma de disculparse ante la afición. Una forma de despedir y cerrar con cierto sabor de boca una temporada absolutamente lamentable. Pero ni por esas. El equipo zaragocista fue participe de un encuentro que fue como indico un partido de pretemporada y no realizó sobre el césped un esfuerzo añadido para intentar brindar una victoria que servía de más bien poco pero que hubiese sacado cierta sonrisa a la afición zaragocista. No había nada en juego.

La temporada 2018/2019 pasará a la historia como una de las peores temporadas del Real Zaragoza. Una más. Una de tantas. Porque en este ya dilatado periplo por segunda división (que, para quien lo haya olvidado, el hogar habitual del Real Zaragoza es la primera división) son varias las temporadas que se han dado con estas características. De hecho, dos de estas temporadas (2016/2017 y 2018/2019) se han registrado en las cinco temporadas que lleva la Fundación en el club. Todo un logro.

Todo esto ya ha pasado. Todo ha terminado con final ¿feliz? en buena parte. El Real Zaragoza ha mantenido la categoría y se ha conseguido salvar con cierta tranquilidad disputando unas tranquilas últimas jornadas al ver alejado, de forma definitiva, la posibilidad de descender.
Pero esto no ha sido un logro. Esto no ha sido un éxito y no hay nada que celebrar. Esto ha sido una vergüenza, un bochorno y algo que no debe volver a repetirse. Hemos respirado aliviados al ver que la tragedia pasaba lejos del seno zaragocista pero ya está. No hay más.

El equipo iniciaba la temporada recién terminada con el disgusto enorme que supuso la eliminación de los play off que dio al traste con una temporada que, de haber durado algo más (o si no hubiesen sucedido según qué cosas que parece que puede que hayan sucedido) el Real Zaragoza hubiese ascendido de manera directa a primera división. Pero por otro lado lo hacía con la ilusión que supone el ver que el objetivo había quedado muy cerca el año anterior y que este era el año para llevar a cabo el desquite y lograr el ascenso.

Lo sucedido lo sabemos todos. El Real Zaragoza finiquitó allá por el mes de Noviembre sus opciones de ascender. Sí hubo durante los meses de Enero y Febrero opciones reales de poder conseguir uno de los puestos de play off. Ahí quedo todo. El equipo durante buena parte de la campaña estuvo mucho más cerca de los puestos de descenso (de hecho cayó en ellos) que de los puestos altos.  Pocas lecturas más se pueden hacer a ese respecto.

La planificación deportiva ha sido un rotundo fracaso. Lalo Arantegui, quien realizó un muy buen trabajo la pasada temporada, en esta ha fracaso estrepitosamente y, a mi juicio, su trabajo queda muy en entredicho. No entiendo que sucede en este club con los directores deportivos (porque ya ocurrió con Martín González) pero, de un año para otro, son capaces de pasar de un hacer un muy buen trabajo a fracasar estrepitosamente. Uno de tantos misterios de este club.

Obviamente muchas personas pensarán que, ante tal fracaso y tal situación, alguien de la directiva habrá salido a dar la cara y pedir disculpas. Eso ha sido así al menos al 50%. Porque sí han aparecido Lapetra y Arantegui en rueda de prensa tras el encuentro en Tenerife. Pero pedir disculpas… eso no se lleva en este club. Pedir un nuevo estadio sí. Pero pedir disculpas por un fracaso tan rotundo… eso es para otros.

Las declaraciones de Lapetra y Arantegui, al igual que ocurre con las declaraciones de los futbolistas, son palabras vacías. Es oír de nuevo más de lo mismo. Que además aquí lo que valen son los hechos y no las palabras. Pero no hay ni lo uno ni lo otro.

En unas semanas con rumores de posibles cambios en el accionariado y con lo que parece será el inicio de acciones legales por parte del Real Zaragoza en vista de la operación Oikos que investiga posibles amaños (acciones legales que me atrevo a aventurar que quedarán en nada) la temporada llega a su fin. Los jugadores marcharán de vacaciones y ahora comenzará el “salseo” del mercado de verano como ocurre siempre en estas fechas. Marchas, fichajes y rumores. Lo de todos los años.

El club tiene una obligación muy clara y no es otra que volver al Real Zaragoza que cayó en los play off el año pasado. Así de simple. Porque ese equipo sí era capaz de ascender. Por tanto la dirección deportiva tiene la obligación y el objetivo único de conformar un equipo de similares características. Porque solo así el equipo podrá conseguir el ascenso. Es una meta difícil pero, como se suele decir, es lo que hay.

Por fortuna Víctor Fernández continuará como entrenador del Real Zaragoza. La persona que ha sido determinante en la salvación del club seguirá dirigiendo a sus pupilos desde el banquillo. Es una de las principales razones para ser optimistas de cara al año que viene. Por lo pronto el equipo tiene un entrenador de garantías en el banquillo. Lo demás queda por ver.

La temporada 2018/2019 llega a su fin. Queda por delante un largo verano y algo más de dos meses hasta que se inicie la siguiente temporada. Serán semanas de mucho trajín referente al mercado de fichajes y a la preparación del equipo. La temporada 2019/2020 llegará y tendrá que ser la temporada donde el Real Zaragoza deberá de conseguir el ascenso de  una vez por todas y finalizar con esta larga y tediosa estancia en segunda división.

Lo que queda claro es que lo sucedido esta temporada no debe de volverse a repetir nunca más. Nunca.

Por Cuñao.

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR