El prospecto del dolor | La Lupa

El prospecto del dolor | La Lupa

Real Zaragoza 0 – 1 Cádiz CF

El prospecto es la información escrita que acompaña al medicamento, dirigida al consumidor o usuario. Es importante leer el prospecto del medicamento, aunque nos haya sido recetado por el médico, de un lado, porque en él tendremos por escrito, y a modo de recordatorio, la información que nos dio el médico; y de otro lado, porque en el caso de haber olvidado comentar al médico alguna alergia u otra información, en el prospecto encontraremos la información para saber si lo podemos utilizar o no. Dentro del prospecto siempre encontraremos un apartado de contraindicaciones, con las reacciones adversas que produce la posología de ese medicamento, puesto que, además de la actividad que queremos que desarrolle, todos los medicamentos pueden producir otros efectos que se consideran “indeseados” que son lo que conocemos como efectos secundarios o reacciones adversas, y que por lo general suelen ser de intensidad leve a moderada. Dentro del prospecto del zaragocismo existe un apartado de contraindicaciones exageradamente largo: Tristeza, dolor intenso de cabeza, falta de sueño, corazón agitado…Todas esas contraindicaciones se cebaron en mi persona en la horrorosa noche que siguió al partido de este viernes y supongo que en muchos zaragocistas más.

Resumir en unas cuantas líneas el engendro que perpetró el Real Zaragoza es bastante sencillo. Fue infinitamente inferior a un Cádiz ordenado y en un estado de gracia físico y táctico. Desde el minuto uno se vislumbró esa superioridad cadista, que dominó todas las zonas del campo. Alcaraz insistió con los tres centrales y los dos carrileros, pero la falta de presencia en el centro del campo, con un Eguaras crepuscular, permitió el manejo de los tiempos del juego a los centrocampistas del Cádiz, apoyados por su poderoso juego de bandas y el apoyo general que supone el gigante Lekic en la vanguardia. También es cierto que se repitió el atroz guión del primer acercamiento serio a puerta del rival finalice con gol, pero la jugada que lo permitió fue la quintaesencia de la desastrosa capacidad de elección de nuestros jugadores, puesto que un regate de más de Gual, junto con la incapacidad de cortar la jugada de Nieto, el retraso en la posición defensiva de Perone y la libertad de Lekic para rematar, convirtió un ataque zaragocista en un gol en contra. Los arreones del equipo, en forma de entradas por la banda de Benito y golpeos de Gual, no fueron suficientes para contrarrestar el dominio y las ocasiones del Cádiz.

Los cambios en la segunda parte tampoco supusieron mayor trastorno para el entramado defensivo cadista, puesto que el cortocircuito en el centro del campo continúo siendo evidente, y los cambios de Alcaraz no supusieron modificación aparente ni propulsaron un mayor descaro en el juego zaragocista. La falta de ideas era absoluta, convirtiéndose Perone en el organizador. Aun así, la última oportunidad del partido de Álvaro Vázquez pudo significar el empate, pero la fortuna está tan vetada para el Real Zaragoza como el buen juego y los resultados.

La situación en la clasificación es dantesca, en puestos de descenso. La sensación de falta de voluntad por parte del club en revertir la situación es absoluta, se percibe que los aficionados estamos más preocupados que los dirigentes por el atroz momento de la entidad. Queda tiempo para revertir los malos resultados, aunque probablemente no para cambiar el curso de una temporada muy deficiente. Pero la plantilla está en estado catatónico, con la gran mayoría de los jugadores a un nivel inferior al normal y varios de ellos en una baja forma alarmante. Se están pagando los desaciertos de Lalo Arantegui en la confección de plantilla y en especial en la elección de entrenador. Si los propietarios y los ejecutivos del club quieren realmente al Real Zaragoza tendrán que mostrar su interés modificando sensiblemente la plantilla en el mercado de invierno, porque se necesitan jugadores en todas las áreas del césped. Los problemas económicos que supondrán esos fichajes son nimios comparados con el gigantesco agujero al que equivaldría el descenso y posterior disolución. Toca mover ficha y sobre todo acertar. Y ganar y ganar y volver a ganar…

Por Jeremy North.

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR