Sin nostalgia por Luis Suárez | La Lupa

Sin nostalgia por Luis Suárez | La Lupa

CD Mirandés 1 – 1 Real Zaragoza

El Real Zaragoza acudía a Miranda de Ebro el pasado Miércoles para saldar su deuda con el calendario liguero y disputar el encuentro que debió de ser suspendido hace un mes a causa de las lluvias caídas sobre el césped de Anduva.

Los hombres de Víctor Fernández acudían a este encuentro en un muy buen momento de forma. El conjunto aragonés esta cosechando unos buenos resultados en lo que se lleva disputado de 2020 y, tras vencer con solvencia en su encuentro en el Martínez Valero ante el Elche, el conjunto acudía a esta jornada entre semana ocupando puestos de ascenso directo al haber obtenido la segunda posición.

El Real Zaragoza acudía a Anduva para dar un golpe fuerte en la clasificación. Si el Real Zaragoza vencía se quedaba a solo dos puntos del líder y sacando 12 puntos de distancia al séptimo clasificado. Un supuesto escenario que pintaba muy bien para el cuadro zaragocista.

En contra el Real Zaragoza contaba con una importantísima baja en sus filas: Luis Suárez. El jugador colombiano quedó lesionado tras sufrir una dura entrada y quedaba descartado para el encuentro ante el Mirandés.

Las palabras lesión y Luis Suárez, cuando van juntas, hacen saltar las alarmas en el seno zaragocista. No es para menos. Luis Suárez, pese a su enemistad con los penalties, está siendo el jugador clave del equipo. Si en la portería la garantía corre de cuenta de Cristian Alvarez en la delantera es Luis Suárez el jugador determinante por antonomasia. La mezcla de calidad, lucha y entrega que desplega en cada encuentro el colombiano hace de él un jugador prácticamente imprescindible.

Pero esto es fútbol. Y en el fútbol nadie es (o al menos debería de ser) imprescindible. Sin embargo esto no es así y en el fútbol (más en una categoría con una duración tan larga como Segunda División) es muy complicado que los mismos jugadores jueguen todo. Además sobrecargar de partidos a determinados jugadores se traduce en lesiones y cansancio. Por tanto las rotaciones son clave y deben de tener un objetivo claro: que la baja de este jugador se note lo menos posible.

Esta última premisa se cumplió el pasado Miércoles en Anduva. El Real Zaragoza, sin Luis Suárez, cuajó un buen encuentro donde dominó en la mayor parte del encuentro (en especial en la primera parte) y únicamente el falló cometido por Pichu Atienza (en uno de los pocos errores de las filas zaragocistas) permitió al Mirandés llevar las tablas al marcador.

En vista del encuentro el empate supo a poco. El Real Zaragoza acarició una importantísima y dificilisima victoria en un complicado estadio como es Anduva (donde el Mirandés solo ha sido derrotado una vez esta temporada) y ante un Mirandés que, aunque también resentido por las notables bajas, llegaba en un muy buen momento de forma y que, de haber conseguido vencer al Real Zaragoza, se colocaba sexto.

Sin embargo un empate, en un estadio de tanta dificultad, es un buen resultado. Es cierto que, en vista del encuentro, la sensación que queda es agridulce pero sobre la clasificación no lo es ya que el Real Zaragoza sigue ocupando la segunda posición y, aunque puede perderla dependiendo de lo que suceda este fin de semana, el equipo debería de mirar más por alcanzar al líder que por temor a perder la segunda posición.

Todo esto ha sucedido sin Luis Suárez en el césped. Esto, que puede ser algo anecdótico, es un valor más importante de lo que nos parece. Que el equipo no baje su rendimiento ni note en exceso su baja es enormemente importante.

Es indudable que Luis Suárez es un jugador clave en este equipo. Pero el Real Zaragoza debe de adaptarse a jugar sin el colombiano para que, cuando este falte, el equipo no lo note.

¿Hubiese funcionado mejor el Real Zaragoza el Miércoles sin Luis Suárez? Posiblemente. ¿Hubiese conseguido el colombiano materializar una de las ocasiones que llegaron al área rival? Puede ser.

Lo que esta claro es que, a día de hoy, el Real Zaragoza es un equipo de garantías que tiene un buen funcionamiento y que no nota en exceso una baja tan importante. Algo así, aunque parezca que no, puede ser más importante de lo que nos parece. Mucho más a medida que se acerca el final de la temporada donde el cansancio empieza a aparecer en los equipos.

Por Cuñao.

aupazaragoza

El Real Zaragoza es nuestra pasión

Comentarios

(required)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies